TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

USA LA HUMEDAD DEL AIRE

Este dispositivo es capaz de 'crear' agua incluso en desiertos

Un dispositivo que funciona con energía solar puede crear agua de nada, simplemente con una fina capa de aire, por lo que podría funcionar en los desiertos.

Un nuevo dispositivo puede crear agua incluso en el desierto

Wang Laboratory MIT / Science Un nuevo dispositivo puede crear agua incluso en el desierto

Publicidad

Quedarse tirado en el desierto sin agua y que un dispositivo que se carga con una placa solar te pueda salvar la vida es algo difícil de imaginar... pero ya es real. Se trata de un prototipo desarrollado por la Universidad de Berkeley y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) capaz de producir 2,8 litros de agua en 12 horas utilizando sólo la energía solar. Y eso es mucho: una persona necesita como mínimo unos 330 mililitros de agua al día, algo que se podría conseguir en menos de una hora de funcionamiento.

El invento, que podría ser útil en la vida cotidiana de mucha gente que no tiene acceso a una red de suministro público o a un pozo de agua, está descrito en un artículo en la revista 'Science'. En él revela el 'secreto' del interior del ingenio: un material muy especial con enormes propiedades que le permite trabajar en condiciones en las que la humedad es más baja del 20%.

En concreto se trata de una especie de armazón metal-orgánico, conocido con las siglas MOF, que el autor principal del estudio, el químico Omar Yaghi inventó hace dos décadas combinando metales como el magnesio o el aluminio con moléculas orgánicas. Desde su invención se han creado más de veinte mil diferentes tipos de MOFs con distintas propiedades: en el caso concreto de esta 'cosechadora de agua', utiliza también circonio y ácido adípico, además del vapor de agua, en una combinación tan específica que para lograr hacerla realidad tuvo que recurrir a colegas del MIT.

Con ellos desarrolló un aparato que utiliza cristales del material MOF comprimido entre una placa solar y una placa de condensador. De esta forma, cuando el aire pasa a través del material, que es muy poroso, las moléculas de agua se adhieren a su interior. La luz del sol calienta el material, lo que impulsa las moléculas de agua hacia el condensador, que se encarga de convertirlas en agua líquida.

 

Uno de los ingenieros del MIT valora en 'Science Daily' positivamente la eficiencia del modelo con respecto a otras tecnologías y que no necesite un nivel alto de humedad. El problema es que el prototipo actual sólo puede absorber el 20% de su peso en agua, un porcentaje que quieren doblar en un futuro utilizando otro tipo de materiales.

Publicidad