TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

EL SILENCIO NO EXISTE EN EL CEREBRO

Eso que escuchas no es real, porque el cerebro inventa sonidos

La señal auditiva no solo viaja del oído al cerebro, sino que también existe comunicación en sentido inverso. Por eso, cuando estamos en silencio o los sonidos son casi inaudibles, percibimos ruidos amplificados o incluso escuchamos cosas irreales.

Publicidad

CienciaXplora| @CienciaXplora Vídeo: eÑe | Madrid
| 29.07.2015 09:37

La cámara anecoica de los Laboratorios Orfield en Minnesota (Estados Unidos) tiene el récord Guinness del silencio: el habitáculo está diseñado para absorber el 99,99% de los sonidos. Sin embargo, las personas escuchan ruido incluso en este mutismo casi absoluto.

Cuando los estímulos sonoros son extremadamente débiles, el oído se agudiza y el cerebro percibe lo que en condiciones normales resulta inaudible. La activación espontánea del nervio auditivo puede provocar agudos silbidos y parece que alguien ha subido el volumen de los latidos del corazón, la circulación sanguínea o la respiración.

Aparte de todas estas percepciones aumentadas, el cerebro crea sus propios sonidos al no recibir prácticamente ninguno del exterior. Esto sucede porque la señal no solo viaja en dirección oído-cerebro, sino también al revés; un fenómeno que permite al cerebro regular los estímulos que recibe y explica las alucinaciones auditivas que sufren algunas personas, especialmente las que sufren esquizofrenia.

Según varios estudios, cuando se trata de una creación del cerebro, se produce un incremento de la actividad del lóbulo temporal (el área encargada de procesar los estímulos sonoros), que funcionaría como si el ruido vinera del exterior. Si no hay ningún ruido del exterior, el cerebro no puede distinguir las percepciones reales de los pensamientos y los malinterpreta.

De ahí que Jad Abumrad, un presentador de radio que pasó una hora sentado en una cámara anecoica, asegurara, haber escuchado un enjambre de abejas y una canción del grupo Fleetwood Mac. Por mucho que nos esforcemos, el silencio no existe dentro del cerebro.

Publicidad