Cuando piensas en compartir piso, quizá te plantees preguntas como si beneficiará tu comodidad o tu bolsillo, si es mejor hacerlo con un amigo o por el contrario, con alguien desconocido, si prefieres convivir con personas de tu mismo sexo o con el otro, o te da igual, si será una buena experiencia o no... Son muchas las preguntas que te pueden venir a la mente. Sin embargo, ¿alguna vez te habías cuestionado si será bueno para tu salud mental?

Es cierto que todas estas preguntas se resuelven con la experiencia que vas construyendo a medida que avanzan los años y las vivencias vas acumulando a lo largo de la vida. A pesar de ello, una cuestión que quizá no es tan sencilla de responder es la manera en que afecta a nuestro bienestar emocional y mental.

Actualmente el alquiler de habitaciones es algo muy usual. Un estudio realizado por una app de alquiler de habitaciones junto con una inmobiliaria, calcula que el alquiler de habitaciones es más efectivo que el habitual alquiler de pisos. El precio de este último está creciendo cada vez más, por lo que alquilar habitaciones por individual es una alternativa que está funcionando como solución a las alzas de los precios ante la alta demanda de muchas personas que acuden a vivir en grandes ciudades como Madrid.

Además, los inquilinos suelen ser personas jóvenes que vienen y van, por lo que no buscan comprometerse en algo tan grande como pagar una casa entera. Muchos de ellos son estudiantes que viajan desde otras ciudades. Sin embargo, cada vez son más variados los perfiles de aquellos que buscan la habitación de una casa en la que vivirán, al menos, una o dos personas más, apuntándose a una aventura a ciegas con casi las mismas probabilidades de que salga bien, como de que salga mal. Lo bueno de ello es, que si sale mal, siempre puedes buscar otra.

¿Sigues sin saber si es bueno o malo para nuestra salud mental? Entonces descubre más detalles en el vídeo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

9 hábitos que juegan en contra de tu salud mental

¿Te entra sueño o te sientes más cansado cuando llueve? Existe un motivo detrás