Una pandemia de gripe es una de las mayores preocupaciones de los epidemiólogos a nivel global y el mayor temor es que un virus con elevada mortalidad pueda saltar de las aves de corral a los humanos. Para tratar de minimizar este riesgo, un equipo de investigadores está a punto de crear pollos editados genéticamente para ser inmunes a esta enfermedad.

Las pandemias de gripe se producen de forma impredecible cuando los virus de origen animal adquieren la capacidad de transmitirse entre los seres humanos. Por ejemplo, el virus de gripe aviar H5N1 fue asociado por primera vez con enfermedades en humanos en Asia a finales del siglo XX y, desde entonces, ha sido identificado por Organización Mundial de la Salud como uno de los virus con más posibilidades de causar una pandemia.

Aunque este virus no se propaga con facilidad (durante la epidemia de 2004 apenas se notificaron unos cientos de casos), su letalidad es muy elevada, alcanzando casi el 60%, y existe el riesgo de que mute a una forma que se puede transmitir más fácilmente entre las personas, como sucede con el virus de la gripe estacional.

Pollos inmunes a la gripe

Para tratar de minimizar este riesgo un equipo de investigadores ha alterado el ADN de unos pollos de corral para eliminar las partes de las que depende el virus de la gripe aviar, lo que hace que los animales sean totalmente resistentes a una posible infección.

El primero de estos pollitos editados genéticamente nacerá a finales de este año en el Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo, en Escocia, según han asegurado fuentes de este centro a la agencia Reuters.

La idea parte de una investigación publicada hace dos años en la revista Nature por el mismo equipo de investigadores. Estos científicos encontraron un gen presente en los pollos, denominado ANP32, que es indispensable para que los virus de la gripe puedan infectar a un huésped.

Los estudios in vitro realizados entonces ya demostraron que si se editaba genéticamente una célula para carecer de este gen, ésta se volvía inmune a la gripe. Así que la idea era exportar esta técnica a las aves, algo que no es tan sencillo como parece.

Una técnica de origen español

La técnica de edición genética utilizada por estos investigadores es la conocida como CRISPR Cas9, que ofrece la capacidad de cortar de hacer cortes en ciertos puntos del genoma e incluso introducir secuencias nuevas.

Tanto la herramienta como su nombre se basan en los sistemas de defensa que las bacterias emplean para defenderse de los virus bacteriófagos y que identificó el investigador español Francisco J. Martínez Mojica.

La aplicación de esta técnica para la edición genética de pollos ha levantado un creciente interés en la comunidad científica y son varios los equipos de investigadores que trabajan en diferentes líneas de investigación, tal y como ha resumido un reciente artículo publicado en Frontiers in Genetics.

Los autores de este artículo concluyen que, aunque el debate sobre el uso de animales modificados genéticamente en la producción de alimentos seguirá abierto, “la utilización de tecnologías de edición genética para la prevención de enfermedades infecciosas cambiará la forma de combatir los patógenos y probablemente mejorará el bienestar de los animales”.