TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

ASÍ SE DISPERSA SU AROMA POR EL AIRE

Descifrando el secreto del olor tan característico de la lluvia

El olor a tierra mojada es una de las mejores sensaciones olfativas que nos regala la naturaleza. Un grupo de científicos ha descubierto los secretos de su fragancia.

Llovizna veraniega

soaring-tp en Flickr bajo licencia CC Llovizna veraniega

Publicidad

La lluvia es un fenómeno tan común que pocas veces se había reparado cómo cada gota consigue su olor tan característico. Una investigación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desvelado la idiosincrasia de esta fragancia tan particular, bautizada con el nombre de 'petricor' en 1964 por unos científicos austriacos.

Al filmar en cámara ultra lenta los investigadores del MIT creen que han dado con la clave sobre el funcionamiento del olor. Resulta que las gotas del agua liberan progresivamente pequeñas partículas que se producen en su interior al golpear en una superficie porosa como la tierra. Una situación parecida a las burbujas que suben en una copa de champán, que cuando alcanzan la superficie se rompen y liberan los aerosoles que hacen que tenga su olor distintivo.

Los científicos ya habían analizado cómo las gotas de lluvia atrapan y liberan sus aerosoles cuando caen sobre el agua, pero es la primera vez que se muestra el efecto de las gotas de lluvia en dieciséis tipos de suelo.

En el siguiente vídeo en 'slow motion' explican el proceso:

El estudio, publicado en 'Nature Communications', explica que, cuanto más fuerte sea la tormenta, menor será el olor que se desprenda, por lo que tiene sentido que asociemos el típico olor a tierra mojada durante una llovizna ligera y no con una buena tromba de agua. Cuando la lluvia cae despacio se propagan más rápidamente las sustancias aromáticas, por ejemplo.

Los investigadores también creen que la lluvia, con su efecto sobre la tierra, ayuda a propagar bacterias y microbios por el ambiente, como por ejemplo la bactería E.coli.

width=

Un profesor del MIT explica al 'Washington Post' que muchos microbios del suelo “se han observado en la parte alta de la atmósfera”, por lo que este estudio “puede ayudar a entender cómo pueden ser propulsados más allá de la capa estancada de aire que tienen alrededor de ellos”. Aunque el punto de que los microbios del suelo están en movimiento falta por confirmarlo.

Publicidad