La revista Scientific American explica que el pelo se estrecha de forma natural hacia el extremo.

Por lo que, cuando cortamos la punta da la impresión de que cuando vuelve a crecer el pelo es más grueso.

Esto le ocurre tanto a las chicas, como a los chicos y sin importar que usemos la cuchilla más simple del mundo o la maquinilla más moderna.

¿Por qué pasa esto? El folículo piloso se encuentra tres milímetros por debajo de la piel y va produciendo vello constantemente, de tal forma que cuando uno se cae, la raíz produce otro.

Lo que se haga en la zona de fuera da igual, ya sea utilizar un gel, una crema, decolorarlo o cortarlo no va a influir, ni negativa, ni positivamente... si esto fuera así, ¡sería la solución a la calvicie!