¿Te has preguntado alguna vez por qué las cosquillas nos hacen reír pero al mismo tiempo son molestas? En el vídeo te explicamos por qué ocurre este extraño fenómeno.

Las cosquillas es una sensación que suele experimentar nuestro cuerpo en algunas zonas con cierta sensibilidad como las plantas de los pies, el cuello o la cintura. Aunque hay personas que las pueden tener en otras partes del cuerpo e incluso gente que apenas experimenta la sensación de las cosquillas.

En realidad estas son una respuesta de nuestro cerebro, cuando se producen se activa la corteza somatosensorial. La función de esta corteza es producir las modalidades de estímulo que tenemos en nuestro cuerpo como la temperatura, el tacto, el dolor o las ya mencionadas cosquillas, entre otros.

Los psicólogos Stanley Hall y Arthur Allin acuñaron dos términos en 1897 para definir las cosquillas y se centraron en dos: Knismesis y Gargalesis.

Las cosquillas de tipo Knismesis son más suaves, no suelen inducir a la risa y producen cierto picor. Por otro lado, las cosquillas de tipo Gargalesis son más energéticas y nos producen risa. Además a diferencia de las Knimesis, no podemos producirnos las nosotros mismos.

Lo curioso de esta sensación es que cuando las sufrimos nos hacen reír de forma involuntaria, sin embargo aunque al principio pueden producir cierto placer pronto se convierte en una sensación molesta. Esto tiene una explicación ya que es un mecanismo de nuestro cerebro, en el vídeo te explicamos por qué se produce.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Sabrías localizar las partes más raras del cuerpo?

¿Qué consecuencias tiene la luz azul sobre nosotros?