En efecto, si compramos más décimos de lotería la probabilidad de ganar aumentaría, pero la esperanza matemática de la ganancia, es decir, la cantidad media de veces que se espera que ocurra un suceso, en este caso el dinero que esperamos ganar, bajaría. En realidad, cuanto más compremos, mayor es la esperanza de perder. Por eso funciona el juego. Loterías y Apuestas del Estado destina a premios solo el 70% de lo que recauda, por lo que siempre tiene margen de beneficios. Además, Hacienda se queda con el 20% de cada premio que supera los 2.500 euros. Cómo dijo el presidente estadounidense Thomas Jefferson: "El desconocimiento de las matemáticas convierte la lotería en un impuesto que recae solo en aquellos que quieren pagarlo de buena gana".

Esto es parte de uno de los capítulos de 'Un científico en el supermercado' donde el profesor López Nicolás nos habla sobre la ciencia y las matemáticas que tiene la lotería.

Un científico en el supermercado | Planeta

El capítulo continúa contándonos un hecho fascinante y es que la probabilidad de ganar el primer premio en la Lotería de Navidad y la Lotería del Niño, es la misma, 1 entre 100.000. No obstante, hay dos diferencias significativas entre ambos sorteos. Por un lado, los bombos del Sorteo de Navidad hay 100.000 números y 5.305 premios, distribuidos entre el Gordo, segundo, tercero, cuartos , quintos y pedreas. Por tanto, la probabilidad de ganar algo es del 5,305%. Sin embargo, en el Sorteo Extraordinario del Niño hay también 100.000 números, pero se reparte 7.813 premios, por lo que la probabilidad de ganar se eleva al 7,813%.

Otra diferencia importante entre ambos sorteos es que en el de Navidad solo existe el reintegro del primer premio, es decir, nos devuelven los 20 euros gastados si nuestro último número coincide con la última cifra del Gordo. Por el contrario, en el Sorteo del Niño hay tres reintegros en vez de uno, lo que triplica la probabilidad de que nos devuelvan el dinero. Por lo que si compramos Lotería del Niño, tenemos en torno al 38% de posibilidades de que nos toque algo o al menos de recuperar el dinero, un porcentaje que se reduce al 14% si adquirimos un décimo de Navidad.

Este es tan solo una pequeña parte de un capítulo del divertido y ameno libro 'Un científico en el supermercado' escrito por el divulgador científico Jose Manuel López Nicolás. Autor de más de 100 artículos de divulgación científica en las principales revistas científicas en el campo de la nutrición, bioquímica y la tecnología de los alimentos. Y responsable del Blog 'Scientia' ganador de numerosos premios por su forma de transmitir y divulgar la ciencia. Ahora este Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular y Director de la Unidad de Cultura Científica y de Innovación de la Universidad de Murcia. Nos muestra a través de su nuevo libro la ciencia que podemos encontrar en nuestro día a día. Las matemáticas ocultas del cante jondo, la física presente en un memorable partido de tenis o la química que se esconde en las etiquetas del supermercado entre otros muchos ejemplos que se esconden entre los 12 capítulos del libro, narrado con un estilo desenfadado y un tono divertido que enganchará al lector.