TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

UN POTENTE VENENO

Así funciona el VX, el agente nervioso que mató al hermano de Kim Jon Un

Las Naciones Unidas clasifican como arma de destrucción masiva al potentísimo agente neurotóxico que acabó con la vida del medio hermano del máximo dirigente de Corea del Norte.

Veneno

vanhoosear en Flickr bajo licencia CC Veneno

Publicidad

La vida de Kim Jong-Nam, de 45 años, acabó abruptamente después de ser atacado en el aeropuerto de Kuala Lumpur con un potente veneno llamado VX, cuyos restos se encontraron en las muestras tomadas en el hospital donde fue trasladado... aunque ni siquiera llegó con vida.

El VX es un agente neurotóxico perteneciente a la familia de los organofosforados, compuestos degradables de composición variable, entre los que destaca el tristemente famoso gas sarín, inventado en la Alemania nazi (1938) y utilizado en guerras como la de Siria y dictaduras como la de Pinochet.

El veneno que mató al medio hermano del dictador norcoreano tiene una toxicidad diez veces superior al sarín, con una dosis letal media de 10 mg / min / m3. Traducido: permite matar en sólo quince minutos.

Todo eso, además, con un gas que es incoloro e inodoro, ya que no se presenta únicamente como otros gases en el ambiente que nos rodea, sino que también puede hacerlo de forma líquida, con la textura de una crema. Por esto las agresoras seguramente tuvieron que proteger sus manos antes del ataque. De hecho, el VX puede ser inhalado, pero es mucho más agresivo cuando se usa por vía transdérmica.

¿Cómo actúa?

Una vez aplicado afecta al sistema nervioso y muscular, atacando las sinapsis, es decir, las zonas de contacto entre dos neuronas que permiten transportar información del cerebro a órganos, músculos y articulaciones.

Las sinapsis envían la información con una forma de impulso eléctrico gracias a los neurotransmisores, de forma que cuando la información salta de una neurona a otra una enzima “desactiva” el proceso. Pero el VX no permite que haya un botón de 'desconexión' y engaña a las encimas para que envíen estímulos constantes.

Todo ello provoca náuseas, contracciones musculares y pérdida de conciencia hasta que el sistema nervioso colapsa y sobreviene un ataque cardiaco. Se puede frenar el proceso con atropina, pero debe hacerse rápido por lo letal del agente tóxico. Es tan tóxico y sus efectos tan volátiles, que pueden persistir por semanas si quedan restos y no se ha descontaminado bien el espacio.

Desde 1993 está prohibido investigar y sintetizar este tipo de gas, que fue desarrollado por el ejército americano en los años cincuenta y sesenta. Todos los países firmaron el tratado... menos Corea del Norte, que cuenta con un poderoso arsenal químico, y eso que para fabricar el VX hace falta un enorme equipo científico especializado.

Publicidad