Un nuevo ataque de la ameba 'comecerebros' en Carolina del Norte, según informan los medios locales, ha vuelto a levantar preocupaciones respecto a este tema. El pasado 12 de julio esta ameba provocó la muerte de una persona que disfrutaba en el parque acuático Fantasy Lake, situado en el condado de Cumberland.

Estas amebas suelen surgir en aguas cálidas y sin tratar como lagos, lagunas, aguas termales, ríos o piscinas sin tratar. No obstante, sólo es peligroso para la salud humana si penetran por la nariz, no pasa nada si son ingeridas. Al zambullirnos en esos lugares, entra el agua por la nariz y con ella la 'comecerebros'.

Al entrar, el organismo unicelular se traslada al cerebro donde segrega una serie de enzimas que lo degradan y causan hemorragias internas, entre 24 y 72 horas después se produce la muerte del infectado. Por eso tiene una tasa de mortalidad del 98%. Suele afectar más a niños menores de doce años debido a que el sistema inmune se encuentra en desarrollo. También afecta sobre todo a ancianos, ya que las defensas del cuerpo son más débiles provocando una menor resistencia a los daños causados.

Pese a que sean más frecuentes los ataques se sigue considerando una enfermedad rara y un 80% de la población presenta anticuerpos frente a las amebas. No obstante, al no haber medios para eliminar la ameba de los lagos de agua dulce se recomienda: mantener la nariz cerrada usando un clip o mantener la cabeza sobre la superficie, evitar entrar en agua dulce caliente durante los periodos de alta temperatura y bajos niveles de agua y, por último, evitar remover el sedimento mientras nos encontremos sumergidos. En el caso de las piscinas, una empresa canaria ha desarrollado un cloro que elimina esta ameba y previene su aparición.

También es tranquilizador conocer que sólo ocurren entre cero y ocho casos al año desde 1962 hasta la actualidad, es decir, que sólo ha habido 400 afectados en 56 años. Pero hay que matizar que en verano de 2018 se dieron varios casos seguidos en Australia, Estados Unidos, Argentina y España. En la Península Ibérica fue la primera vez que se dio el caso y tuvo lugar en Toledo, afortunadamente la niña a la que afectó consiguió sobrevivir. Este incremento de ataques de Naegleria fowleri se debe en gran parte al calentamiento global ya que han aumentado las condiciones de aguas cálidas donde estas suelen proliferar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El hongo mortal que podría convertirse en la primera enfermedad provocada por el cambio climático

¿Qué pasa en el cerebro instantes antes de la muerte?