TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

VARIOS ESTUDIOS SEÑALAN EL RIESGO QUE SUPONE

¿Alimentas a tu perro con carne cruda? Quizás no deberías hacerlo

A pesar de que una dieta basada en carne cruda es considerada por muchos dueños de mascotas como más natural y saludable, varios estudios señalan que suponen un serio riesgo para la salud de los animales y de las personas que los rodean.

La carne cruda es un riesgo para tu perro

Georgie Pauwels (cc) La carne cruda es un riesgo para tu perro

Publicidad

La popularidad que han alcanzado durante los últimos años las dietas para perros que incluyen carne cruda como elemento fundamental ha llevado a varias marcas de comida a comercializar productos de este tipo.

Sin embargo, un equipo de investigadores ha detectado que estos alimentos son una importante fuente de bacterias infecciosas y parásitos, que no solo pueden afectar a la salud de los animales, sino también a la de sus dueños.

El estudio, que ha sido publicado en la revista Veterinary Record, analizó 35 productos cárnicos crudos congelados de ocho marcas diferentes y encontró E. coli en 28 de ellos, Listeria monocytogenes en 19 y Salmonella en siete. Además, también encontraron distintos tipos de parásitos.

Los investigadores concluyeron que la presencia de patógenos en las dietas basadas en carne cruda “pueden ser una posible fuente de infecciones bacterianas en animales de compañía y que, si se transmiten, suponen un riesgo para los seres humanos”.

El estudio se enmarca en un debate que lleva varios años generado preocupación entre los veterinarios, debido al riesgo de propagación de enfermedades y a las posibles deficiencias nutricionales de las dietas basadas en el consumo de carne cruda.

En el congreso anual de la Asociación Británica de Veterinarios de Pequeños Animales celebrado en 2016, se organizó una mesa redonda en la que los ponentes expresaron su preocupación por el hecho de que las mascotas pudieran estar desprendiendo patógenos como Salmonella y Listeria en presencia de humanos inmunocomprometidos y otras poblaciones en riesgo.

Varios años antes, en 2011, una revisión de estudios sobre la seguridad de este tipo de dietas también determinó que “los alimentos crudos presentan un riesgo sustancial de enfermedades infecciosas para la mascota, el entorno de la mascota y los humanos en el hogar”.

Mala calidad nutricional

Además, los autores de esta revisión concluyeron que “hay evidencias convincentes que sugieren que las dietas de alimentos crudos pueden suponer un riesgo nutricional”, mientras que los participantes en el congreso británico acordaron que podría ser nutritiva, “si se ofrece en proporciones adecuadas”.

Sin embargo, el investigador de la Universidad de Nottingham, Mike Davies, señaló durante el congreso que las dietas caseras generalmente no estaban equilibradas y que con frecuencia conducían al desarrollo de enfermedades relacionadas con la nutrición, como la hipervitaminosis A o la deficiencia de taurina.

En este sentido, una encuesta realizada el pasado mes marzo mostró que el 20% de los dueños de perros que daban dietas basadas en carne cruda a sus mascotas habían consultado únicamente internet y solo un 9% se lo había consultado a su veterinario. Además, Davies recordó que, aunque la dieta haya sido recomendada por un especialista, “la tasa real de cumplimiento es menos del 5 por ciento”.

La falsa creencia de que lo natural es más sano

Las personas que alimentan a sus perros con alimentos crudos lo hacen fundamentalmente por motivos de salud. Muchos dueños de mascotas consideran que la carne o las verduras crudas son productos más sanos y nutritivos que otro tipo de alimentos, porque los perciben como alimentos más naturales.

En este sentido, la encuesta realzada el pasado año mostró que el 77% de las personas que alimentaban a sus perros con dietas de carne cruda creían que era más saludable y el 72% consideraban que era más natural.

Esta suposición se basa en la falsa creencia de que los perros son similares a otros animales carnívoros salvajes, cuando, en realidad, la domesticación de estos animales durante decenas de miles de años ha provocado importantes cambios en su dieta.

Publicidad