TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

AUNQUE AHORA NO APETEZCA MUCHO...

El agua caliente refresca más que el agua fría

El calor aprieta. El mercurio marca 39ºC. Notas que el sudor te baña la frente. La piel te abrasa. Pero aunque te apetezca tomarte algo fresquito, en realidad te iría mucho mejor algo calentito...

Beber agua

Hamza Butt en flick cc Beber agua

Publicidad

Nada te apetece más cuando hace calor que beberte un vaso de agua bien frío, o quizás una granizada de limón. Incluso una cerveza helada con abundante espuma. Sin embargo, a tu cuerpo le sentaría mucho mejor una taza de té caliente, aunque no te apetezca.

Como lo oyes. Resulta que llevarse al buche una bebida a 50ºC los termosensores del esófago y el estómago registran el aumento de temperatura, y reaccionamos como si todo el cuerpo estuviera así de caliente, produciendo ingentes cantidades de sudor. Con la ventaja de que esa sudoración extra contribuye a disipar el exceso de calor acumulado en tu cuerpo, ayudando a que la temperatura corporal descienda más grados.

Es lo que concluía un estudio de la Universidad de Ottawa. La clave está en la evaporación del sudor o perspiración: cuando el sudor abandona la piel convertido en vapor, el aire absorbe parte de la energía y el cuerpo se enfría. Por lo tanto, cuanto más sudas, más te refrescas. De ahí que tu cuerpo se refrigere más con una taza de té a 50ºC que consumiendo bebidas a 1,5ºC, a 10ºC o a 37ºC, como demostraron los experimentos canadienses.

Claro que esto sólo funciona si el ambiente es seco y llevas poca ropa o prendas transpirables, por ejemplo si caminas por el desierto. Cuando el aire contiene demasiada humedad, o la contiene la ropa que te cubre, el sudor no puede evaporarse y no cumple su función de enfriamiento. En ese caso, más vale decantarse por una bebida fresca.

Eso sí, lo que hay que evitar a toda costa es que la infusión supere los 65ºC, porque esa es la temperatura límite a partir de la cual bebidas como el café, el té o el mate favorecen el desarrollo de cáncer de esófago. No sea cosa que por evitar un mal contribuyamos a otro mayor...

Publicidad