Aunque la limpieza haya sido muy profunda, siempre hay alguna posibilidad de haber olvidado repasar alguno de estos objetos, y puede que sean los que necesiten una desinfección con más urgencia.

El teclado del ordenador o el mando a distancia de la televisión son tan solo unos ejemplos de esta lista y la mayoría de nosotros no los limpiamos con demasiada frecuencia.