Por el momento, y a pesar de los esfuerzos de científicos e investigadores durante décadas, se desconoce qué es lo que marca la diferencia entre el cerebro humano y ese mismo órgano de otros seres. Sin embargo, un reciente descubrimiento podría servir de ayuda para determinar cuáles son algunas de esas diferencias determinantes.

“Estudiar las diferencias a nivel de células y circuitos es un buen punto para comenzar, y ahora tenemos nuevas herramientas para hacerlo”, explica el doctor Ed Lein, investigador del Instituto Allen de Ciencias Cerebrales. El propio Lein ha liderado una investigación en la que se ha podido identificar un nuevo tipo de célula cerebral humana: la neurona rosa mosqueta.

Las neuronas rosa mosqueta han sido descubiertas recientemente | Universidad de Szeged

Llamada así por la forma de la parte central de su axón, que según los investigadores es similar a la de una rosa una vez que pierde todos sus pétalos, la principal peculiaridad de la neurona rosa mosqueta es su ausencia en otras especies. Así, si bien es pronto para afirmar que se trata de una célula cerebral exclusiva del ser humano, los investigadores sí han confirmado que se trata de un tipo de neurona que no se encuentra en los roedores, por lo que podría servir para explicar parte de nuestras diferencias a nivel cerebral.

Según lo revelado en el estudio publicado recientemente en la revista Nature Neuroscience, estas células recién descubiertas pertenecerían a un tipo de neuronas dedicadas a inhibir la actividad de otras neuronas del cerebro. A falta de saber más sobre este tipo de células, lo cierto es que su ausencia en roedores hace que las neuronas rosa mosqueta sean firmes candidatas a entrar en la escueta lista de neuronas especializadas presentes únicamente en humanos o solo en cerebros de primates.