Según la investigación, liderada por Jens Dreier, al examinar la actividad cerebral en nueve pacientes moribundos se observó una ráfaga de actividad que marca el principio del fin del funcionamiento cerebral. Esta investigación trata de comprender cómo podría salvarse a una persona de la muerte en el último instante.

El estudio, publicado en Annals of Neurology, examinó la actividad cerebral de nueve pacientes que estaban a punto de morir. En todos ellos se observó la misma ráfaga de actividad que parece anticipar el cese final de la actividad cerebral.

Este hallazgo indica que la consciencia todavía puede estar presente durante varios minutos después de que el corazón deje de latir. Un periodo en el que la recuperación del funcionamiento del cerebro es teóricamente posible.

El profesor Dreier afirma que, a pesar de que la muerte es un fenómeno neurológico complejo para el cual no hay respuestas fáciles, esta investigación puede conducir a la mejora de procedimientos de diagnóstico y tratamiento en un futuro.