TecnoXplora » CienciaXplora » Descubrimientos

LA ENFERMEDAD ES AÚN MÁS MORTAL EN ELLOS

Los excrementos de gorila podrán ayudan a detener el ébola

Un novedoso sistema permite localizar focos de ébola a partir del análisis de las heces de los simios, lo que supone un sistema mucho más rápido y económico de cara a controlar la enfermedad.

Cría de gorila de lomo plateado

EFE Cría de gorila de lomo plateado

Publicidad

Pepo Jiménez | @kurioso | Madrid
| 29.09.2014 00:14

Un millón de personas permanece en cuarentena en África para evitar la propagación del ébola. Guinea, Sierra Leona y Liberia han cerrado también sus fronteras para impedir contagios y movimientos no controlados. Pero ¿qué ocurre durante las medidas de aislamiento y el toque de queda en países como Sierra Leona para intentar frenar la enfermedad?

Los especialistas buscan nuevos casos para identificarlos y aislarlos y no solo en humanos. Aunque se sospecha que el vector de transmisión del brote actual es el murciélago de la fruta, se sabe que los simios han propagado la enfermedad en otras ocasiones, generalmente por el consumo de su carne de ejemplares muertos.

Los investigadores intentan mapear y localizar los posibles focos para evitar futuros contagios o mezcla de distintas cepas. Pero hacer un control sanguíneo o de muestras de tejido a gorilas salvajes es una ardua tarea y requiere de muchos recursos. Hace pocas semanas la Wildlife Conservation Society (WCS) presentaba una investigación de varios años de trabajo que ha logrado dar con un método para identificar anticuerpos del ébola en las heces de gorilas salvajes y así poder rastrear los brotes infinitamente más rápido y de forma más barata que anestesiando y analizando individuo por individuo.

Como parte del estudio se analizaron muestras de 80 gorilas salvajes de cinco hábitats de la República del Congo. El 10% dio positivo a los anticuerpos. En general los simios tienen mayor facilidad para contagiarse y morir por ébola que los humanos, por lo que el 25% de monos del Congo ha desaparecido en los últimos 20 años debido al virus. El patrón de contagio es bastante más veloz y difícil de trazar que en humanos, pero su información es muy valiosa para extrapolarla al seguimiento en nosotros mismos.

Si los investigadores pueden trazar más rápido los patrones de infección por Ébola en la fauna y establecer un censo de individuos inmunizados pueden estar más preparados para prevenir los brotes en humanos y en otras especies, además de controlar mejor la supervivencia de las poblaciones de simios -ya bastante mermadas- y estar preparados para el suministro de futuras vacunas.  El estudio ha sido publicado en la revista Neglected Tropical Diseases

 

Publicidad