TecnoXplora » CienciaXplora » Descubrimientos

SERÁ POSIBLE RESETEAR NUESTRO RELOJ BIOLÓGICO

La ciencia está más cerca de curar el insomnio o el jet lag

Si trabajas por turnos, viajas mucho o sufres constantemente el jet lag, la ciencia tiene buenas noticias para ti. Han detectado cómo el color de la luz del día afecta a tu reloj biológico. Pronto será posible adaptarlo de forma artificial.

Levántate a las 7:30, tu cerebro te lo está pidiendo

Cienciaxplora La luz influye en nuestro cuerpo

Publicidad

Desde hace siglos, se conoce que la luz solar activa nuestro cerebro: éste deja de producir melatonina, la sustancia que se segrega por la noche para conciliar el sueño.  Se calcula que, alrededor de las 7:30 de la mañana, el organismo deja de secretar esta hormona, y es el momento óptimo para levantarse de la cama.

Ahora, han descubierto que nuestro reloj interno también podría “reprogramarse” según cómo sea la luz del cielo.

Según una investigación realizada por científicos de Manchester (Reino Unido), que publica la revista PLOS Biology, nuestro organismo se ve afectado por el cambio de tonalidad que acompaña al amanecer y al atardecer. En el crepúsculo, la luz es claramente más azul que durante el día, algo que nuestro cerebro percibe.

Estos científicos estudiaron cómo un grupo de ratones respondía a diferentes estímulos visuales. Muchas de sus neuronas eran más sensibles a los cambios entre el azul y amarillo que a las variaciones en el brillo. Para ello, simularon un cielo artificial que recreaba los cambios diarios en el color y el brillo.

Levántate a las 7:30, tu cerebro te lo está pidiendo

Según los resultados, los ratones tenían la temperatura más alta justo después del atardecer, cuando el cielo aparece con un azul más oscuro. Esto indica que su reloj biológico está funcionando de manera óptima. Recordemos que la temperatura del cuerpo sigue un ritmo circadiano (de 24 horas), con un pico justo al final del día y una bajada por la noche: así nuestro organismo lograba conservar energía mientras dormía.

Sin embargo, si se variaba sólo el brillo del cielo, los ratones aumentaban su actividad antes del anochecer, lo que demuestra que su reloj biológico no se correspondía con el ciclo día-noche.

El director de la investigación, Timothy Brown, resaltó que es la primera vez que se puede poner a prueba la teoría de que el color afecta al reloj biológico en cualquier mamífero, y que estas conclusiones también se podrían aplicar a los humanos.

Brown declaró que “siempre ha sido muy difícil separar el cambio de color y el cambio en el brillo pero, con las nuevas herramientas experimentales y un enfoque psicofísico, lo logramos”. "Lo que es interesante acerca de nuestra investigación es que las mismas conclusiones se pueden aplicar a los seres humanos, de forma que la teoría del color podría ser utilizada para manipular nuestro reloj, y resultar útil para los trabajadores por turnos o los viajeros que desean minimizar el jet lag", destacó.

En este sentido, un estudio que publicó la revista Science Translational Medicine en 2012 descubrió que las personas que trabajan por turnos son más propensos a sufrir diabetes y obesidad, debido a un desajuste en el reloj biológico que altera la secreción de insulina.

Publicidad