TecnoXplora » CienciaXplora

SEGÚN LA CIENCIA

¿Cuáles son las formas más terribles de morir?

Varios científicos se sentaron a reflexionar sobre cuáles son las muertes más terribles.

Publicidad

El mayor miedo de muchas personas es la muerte, ya que el misterio sobre qué hay detrás de ella sigue sin resolverse. Aunque son muchas las teorías que aseguran que hay "vida" más allá, son solo creencias que no se han llegado a comprobar.

Pero además de la muerte en sí, otro tema que también puede atormentar es la forma en la que podríamos morir. Escuchar y leer casos de personas que han muerto en situaciones terribles puede llegar incluso a generarnos distintas fobias. La tanatofobia es una forma de ansiedad caracterizada por un miedo a la propia muerte o al proceso de morir. Varios científicos se sentaron a reflexionar sobre cuáles son las muertes más terribles.

Las peores formas de morir

Según la ciencia, ser declarado muerto y despertar enterrado es una de las más agobiantes y peores formas de morir, pues pocas veces podrás tener escapatoria. De acuerdo a los datos recogidos por la revista Popular Science, el tiempo que podemos sobrevivir encerrados varía de un día y medio a unos diez minutos, en función de nuestra capacidad para contener la respiración.

La caída libre que supondría, por ejemplo, un ascensor roto es otra de las muertes más terribles. Una investigación descubrió que no solo terminaríamos hechos pedazos debido a la gravedad, sino que también nuestros órganos se moverían mientras caemos desde gran altura. El miedo a que esto pudiera ocurrir al montarte en un ascensor ha llevado a multitud de personas a colgar vídeos en redes sociales explicando en qué posición debes ponerte si un ascensor está cayendo y qué no debes hacer.

Si hablamos de otra forma de muerte horrible y dolorosa, podemos mencionar el morir quemado. Cuando escuchamos la palabra quemadura, lo primero que se nos viene a la cabeza son las quemaduras de primer, segundo y tercer grado. Pero este tipo de quemaduras no tiene nada que ver con las de cuarto, quinto y sexto grado, que causan daños graves a la grasa, músculos y huesos de la víctima.

Por último, el cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, por lo que no es difícil llegar a la conclusión de que la deshidratación es otra de las formas más terribles de morir. Esta forma de morir se divide en cuatro etapas. Primero aparece la sed. Después el cuerpo empieza a elevar su temperatura. Más adelante aparece la insuficiencia renal y hepática, dañando gravemente los órganos hasta causar la muerte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Estamos cerca de otra extinción masiva según un experto del MITT:

Publicidad