TecnoXplora » CienciaXplora

NUEVA INVESTIGACIÓN

Cenar tarde puede hacerte más vulnerable a las quemaduras solares

Las personas que asaltan la nevera a medianoche o están acostumbradas a cenar muy tarde pueden ser más propensas a quemarse por el sol.

Publicidad

¿Te gusta pasar largas horas tomando el sol en la playa o en la piscina? Si disfrutas de tus dosis de vitamina D habitualmente, entonces debes saber que un asalto a la nevera a medianoche podría perjudicar tu piel. En el vídeo te explicamos la razón y qué aspectos tener en cuenta para protegernos.

La alteración del reloj biológico

Un estudio llevado a cabo por el Dr. Joseph S. Takahashi, neurocientífico del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, muestra que mantener ritmos anormales de alimentación altera el reloj biológico de nuestra piel.

Es decir, cenar muy tarde o comer de madrugada termina por desfasar el propio reloj biológico del cuerpo con las horas de luz del entorno. Esto acaba influyendo en la enzima que nos protege contra la radiación del sol, lo que nos hace más susceptibles a las quemaduras.

Aunque este descubrimiento necesita más investigación, los primeros datos revelan que las personas acostumbradas a cenar tarde, o que asaltan la nevera tras cenar, pueden ser más vulnerables a las quemaduras solares que otras que cenan temprano y no picotean a medianoche.

Por si fuera poco, estas personas también son más vulnerables a los efectos a largo plazo que el sol provoca en nuestra piel, como el envejecimiento prematuro o el cáncer de piel.

Este resultado se produjo en parte porque una enzima, el xeroderma pigmentoso grupo A, que repara la piel dañada por los rayos UV, cambia su ciclo diario para ser menos activo durante el día si se altera el reloj biológico.

Además, el estudio también revela que cambiar los horarios para comer también podría afectar a la piel.

En definitiva, realizar la última comida del día muy tarde sin dejar pasar varias horas antes de dormir, no solo tiene contraindicaciones para la calidad del sueño y la digestión de los alimentos, sino también podría estar afectando a la salud de tu piel.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Por qué puedes quemarte aunque estés bajo la sombrilla

Publicidad