EL EFECTO INVERNADERO PODRÍA CAMBIAR LA HABITABILIDAD DE UN PLANETA

EL EFECTO INVERNADERO PODRÍA CAMBIAR LA HABITABILIDAD DE UN PLANETA

La zona de habitabilidad no lo es todo: podría haber vida fuera de ella

Según un estudio, el efecto invernadero provocado por el CO2 podría cambiar la habitabilidad de un planeta habitable haciéndolo inviable para albergar vida tal y como la conocemos nosotros, ofreciendo una nueva visión de la posible vida fuera de la Tierra. Y también podría suceder lo contrario.

Exoplanetas potencialmente habitables
Exoplanetas potencialmente habitables | PHL @ UPR Arecibo

Hasta que se demuestre lo contrario, los científicos mantienen que el agua es necesaria para que surja la vida en otros planetas. Para encontrarla en estado líquido se centran en el concepto de "zona de habitabilidad", que es la franja alrededor de una estrella donde las temperaturas se mantienen entre los 0º C y los 100º C. En teoría, los planetas de un tamaño similar a la Tierra que están en esa zona podrían albergar agua en estado líquido y, como consecuencia, podrían albergar vida.

Según este concepto, un planeta que orbite muy cerca de su estrella será extremadamente seco y cálido, y si está muy alejado será demasiado frío. Pero según una investigación publicada en la revista 'Nature Communications' bajo el título "Transition to a Moist Greenhouse with CO2 and solar forcing" (M. Popp et al., 2016, NatComm 7 10627), la cercanía a la estrella no es el único factor para que un planeta se deseque, ya que si tenemos en cuenta el calentamiento debido al efecto invernadero provocado por una atmósfera rica en CO2, el calor provocado podría ser tan intenso como el debido a la cercanía de la estrella.

"Es interesante porque necesitas saber algo más que la posición de un planeta para saber si podría ser habitable o no", explica Max Popp, autor principal del estudio e investigador postdoctoral en el Instituto Max Planck de Meteorología de Hamburgo.

Para entender mejor las condiciones que desencadenan estos efectos extremos de efecto invernadero, Popp y sus colegas crearon un modelo teórico de un planeta cubierto de agua cuyo tamaño es parecido a la Tierra.

Gracias a este modelo, los investigadores descubrieron que una vez que los niveles de dióxido de carbono llegaron a 1.520 partes por millón el clima del planeta se volvió inestable, creándose un efecto invernadero considerable lo que produjo un súbito aumento de las temperaturas hasta los 57º C.

Por lo tanto, los científicos ya no se tienen que limitar a buscar planetas dentro de la zona de habitabilidad, porque se podría dar un caso de un planeta que, estando alejado de esta zona cuya temperatura teórica fuera de varias decenas de grados bajo cero, el efecto invernadero podría hacerlo habitable derritiendo el hielo y creando océanos.

Antonio Pérez Verde | @aperezverde | Madrid | 29/03/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.