Desmitificando el Apocalipsis

Desmitificando el Apocalipsis

¿De verdad puede acabarse el mundo por un meteorito?

Una llama de calor, una nube cubriendo la luz del sol, terremotos y erupciones... El problema del impacto de un meteorito no sería el impacto en sí, sin no sus consecuencias. Con uno de unos 20 kilómetros bastaría para extinguirnos, pero tranquilos, antes nos extinguiremos por otros motivos.

Choque del meteorito Ceres
Recreación de un choque improbable, aunque otros menores si son posibles | antena3.com

¿Alguna vez te has planteado qué ocurriría si un asteroide amenazase con impactar contra nuestro planeta?

Antes de responder, olvida todo lo que has visto en películas como 'Deep Impact' o 'Armageddon' ya que no se verían bolas en llamas cruzando el cielo ni estaríamos capacitados para lanzar una bomba nuclear para destruirlo. Todo sucedería muy rápido.

¿Cómo sería el impacto?

Todo comenzaría con el impacto del asteroide contra la atmósfera. La inestabilidad provocaría que la ionosfera se desestabilizase interrumpiendo gran parte de las comunicaciones de TV y radio de la zona cercana al impacto. Antes de este momento, sería prácticamente imperceptible para nuestros instrumentos, salvo que por casualidad estuviese alguno de ellos apuntando a ese lugar, por lo tanto, lo más probable es que nos pillara totalmente desprevenidos.

La velocidad a la que entraría en nuestra atmósfera, de unos 50 Km/s (180.000 Km/h), provocaría vientos huracanados en superficie. Pero eso no sería lo peor: ¿os imagináis una gran lluvia en carretera donde las ruedas no pudieran desalojar toda el agua? Aquí pasaría algo parecido: a la velocidad de entrada del asteroide, al aire no le daría tiempo a quitarse de la trayectoria, lo que se traduce en una compresión del aire con su consecuente aumento desmesurado de la temperatura. Sería tal el aumento que todo quedaría calcinado de manera instantánea en la proyección de la trayectoria. Todo ser vivo sería convertido a cenizas en centésimas de segundo.

Dependiendo de la composición del asteroide, podría estallar antes de tocar la superficie provocando una onda expansiva de unos cientos de kilómetros. El fogonazo sería deslumbrante, pero no se oiría nada.

La otra opción es el impacto directo. En cualquier caso, habría silencio. La onda expansiva se propagaría más rápido que el sonido haciendo que una cortina de escombros devastara todo a su paso en varios cientos de kilómetros a la redonda. Un asteroide de unos 20 kilómetros de longitud sería suficiente para hacernos temblar de verdad. Es un tamaño del orden del que desencadenó la extinción de los dinosaurios.

Las consecuencias

La explosión provocaría terremotos en todo el planeta. Las ondas sísmicas darían varias vueltas a nuestro planeta tal vez durante días. Habría terremotos en lugares donde nunca los ha habido.

En menos de un día, la Tierra quedaría cubierta por una densa nube y una lluvia de escombros azotaría todo el planeta. El Sol no sería visible en meses, afectando a crecimiento de vegetales, con todo lo que eso conlleva: muchas plantas se secarían, los herbívoros no podrían comer, los carnívoros pronto se quedarían sin alimento y todos sufrirían las consecuencias alimenticias.

La cuarta parte de la población de mamíferos terrestres, incluido el ser humano, desaparecería. A los dinosaurios les sucedió algo similar.

Sin embargo, la extinción que terminó con los dinosarios hace 65 millones de años y que hizo desaparecer un 75% de la vida en la Tierra, fue una broma comparada con la que tuvo lugar hace 250 millones de años, eliminando el 95% de la fauna marina y el 70% de la fauna y flora terrestre.

¿Qué posibilidades hay de que un asteroide de estas características impacte contra nuestro planeta? Son insignificantes. Uno de estos impactos ocurre aproximadamente cada 100 millones de años, así que, para cuando esto ocurra, el ser humano ya se habrá extinguido por otras causas.

Como curiosidad, el meteorito más grande hallado en España impactó en Molina de Segura (Murcia) en la nochebuena del año 1858. Pesaba unos 144 Kg y medía algo menos de un metro. El impacto no produjo pérdidas humanas, tan sólo un pequeño cráter en el suelo del paraje de Campotéjar.

Antonio Pérez Verde | @aperezverde | Madrid | 29/08/2013

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.