Lo más bello de este fenómeno, que se da cuando colapsa una estrella, son las vistosas formas que dejan los remanentes de esas explosiones. Formadas por restos de la estrella y todo el material interestelar arrastrado por la explosión, los mejores observatorios logran componer con las nebulosas resultantes algunas de las imágenes más bellas del universo.