Cuando se nos estropea un grifo o un interruptor en casa, su reparación no deja de ser más que un fastidio. Sin embargo, cuando una avería así se produce en el espacio, el arreglo es toda una aventura. Rick Mastracchio y Mike Hopkins fueron los protagonistas de esa aventura.

Los 'spacewalkers' culminaron la reparación de una bomba de la Estación Espacial Internacional (EEI), durante 7 horas y 30 minutos.

Estos dos astronautas de la 38ª Expedición Espacial realizaron su segunda caminata por el exterior de la EEI, después del éxito de la primera expedición. El sábado ya habían culminado la primera fase de la reparación de la bomba averiada que había producido un problema en el sistema de refrigeración de la nave.

Mike Hopkins astronauta de la NASA

El martes a mediodía –hora española- comenzó la segunda expedición de estos ‘spacewalkers’. La nueva salida al espacio exterior estaba prevista para el lunes 23 de diciembre, pero tuvo que retrasarse para el día de Noche Buena.

El motivo es que el más veterano de los astronautas en estas lides, Rick Mastracchio, tuvo que cambiar de traje espacial, después de unos problemas durante su regreso a la Estación Espacial en la primera de las dos caminatas.

Rick Mastracchio en su caminata espacial

“El equipo de control de vuelo en el Centro Espacial Johnson, en Houston, decidió reemplazar dicho traje. Este problema no está relacionado con la fuga de agua del traje de la caminata espacial de julio realizada por los astronautas Luca Parmitano (Europa) y Chris Cassidy (Estados Unidos)”, explicaron desde la NASA.

Para estas dos expediciones de emergencia en el espacio exterior, la NASA confió en la veteranía y el debut de dos astronautas. Rick Mastracchio cuenta con siete caminatas espaciales o 43 horas y 58 minutos de experiencia, mientras que el novato Mike Hopkins se inicio el sábado para sumar sus primeras 5 horas y 28 minutos.