LA CULPA ES DE NUESTROS OJOS

LA CULPA ES DE NUESTROS OJOS

¿Por qué vemos las galaxias en blanco y negro cuando miramos a través de un telescopio?

Galaxias azuladas, nebulosas de vivos colores… las fotografías obtenidas con los telescopios más potentes llaman la atención. Entonces, ¿por qué cuando miro por un telescopio veo todo en blanco y negro?

Nebulosa NGC 6543 o nebulosa del Ojo de Gato
Nebulosa NGC 6543 o nebulosa del Ojo de Gato | NASA, ESA, HEIC, and The Hubble Heritage Team (STScI/AURA).

Antonio Pérez Verde | @aperezverde | Madrid | 14/08/2017

El telescopio espacial Hubble ha hecho mucho daño. Y no sólo él: el Spitzer, el VLT, el Subaru… En realidad han hecho mucho más bien que mal, pero la 'parte dañina' de su ingente obra son precisamente sus imágenes. Se nos muestran de vivos colores, con detalles increíbles que hacen las delicias de nuestros ojos. Valga como ejemplo la nebulosa del Ojo de Gato (NGC 6543) que ilustra este artículo: espirales violáceas y anaranjadas que se retuercen para converger en un centro oscuro con un punto brillante en el centro. Perfecto.

Ahora voy, monto mi pequeño telescopio, le doy mis coordenadas espaciotemporales para que sepa dónde y cuándo estoy y me preparo para avistar cualquier punto del cielo. Pongo las coordenadas celestes de NGC 6543 -al más puro estilo 'Contact' sería "Ascensión recta: 17 horas, 58 minutos y 33,42 segundos; declinación: +66 grados, 37 minutos y 59.52 segundos". Me voy deslizando hacia la constelación del Dragón, concretamente hacia el hueco que forman las estrellas que representan la parte alta del cuello del animal mitológico, justo donde debería estar la nebulosa del Ojo de Gato, pongo el ojo en el ocular y... Ni rastro de los colores

¿Dónde están? Adivino la forma, adivino sus espirales, adivino cómo convergen en el centro, pero... ¿y los colores?

El problema no está en nuestro telescopio, sino en nuestra vista. La luz que recibimos del Ojo de Gato es tan débil que sólo logra estimular las células fotorreceptoras más sensibles de nuestra retina, que son los bastones. Se trata de células encargadas de la luminancia, por lo que sólo nos muestran los objetos en escala de grises. En otras palabras: si sólo estimulamos los bastones veremos todo en blanco y negro.

Si enfocamos a un planeta visible a simple vista, por ejemplo Júpiter, su brillo ya es lo suficientemente alto como para estimular las células que nos muestran crominancia, que son los llamados conos. Gracias a ellos podemos apreciar los colores del planeta, además de sus formas.

En realidad esto no pasa sólo con los telescopios, sino que también sucede en la vida cotidiana. Imagínate en tu habitación con las persianas bajadas, donde no vemos nada. Si subimos levemente la persiana para permitir que una luz débil entre en la habitación sólo veríamos en escala de grises, sin lograr apreciar los colores: estos sólo llegarían cuando haya suficiente luz en la habitación al subir más la persiana.

Entonces, ¿cómo se logran esas imágenes a todo color? Una forma de acumular luz para apreciar colores es hacer fotografías, de forma que cuanta más exposición tengamos, más intensamente se verán los colores. Pero en realidad, el Hubble y otros telescopios fotografían en blanco y negro con un filtro. De hecho, los colores se obtienen tiñendo las imágenes con el color del filtro y luego sumando las distintas tomas.

De momento apreciar los colores del universo de forma natural sólo sería posible acercándonos mucho más. Y eso, por ahora, está fuera de nuestro alcance...

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.