LOS CASOS DE EUROPA Y ENCÉLADO

LOS CASOS DE EUROPA Y ENCÉLADO

Por qué son tan importantes los océanos subterráneos fuera de la Tierra

Los grandes planetas del sistema solar tienen orbitando lunas heladas, y en algunos casos, se han detectado océanos internos en ellas. El hallazgo de estas masas líquidas abre una puerta al estudio de la vida fuera de la Tierra ya que, tras analizar la composición de estas aguas, se sabe que son ricas en sales minerales y contienen moléculas orgánicas sencillas, lo que proporciona un interesante cóctel a nivel astrobiológico.

Géiseres helados en Encélado
Géiseres helados en Encélado | NASA/JPL-Caltech

Recientemente se ha detectado un océano subterráneo global bajo la corteza de hielo del satélite Encélado, en Saturno. Se une así a Europa, satélite de Júpiter, como cuerpo que también presenta un importante océano subterráneo.

¿Cómo se forman estos océanos? Existen distintas teorías sobre su formación, aunque la más aceptada tiene que ver con la gran masa de los planetas a los que orbitan.

¿Cómo se relaciona el océano subterráneo de Europa y Encélado con Júpiter y Saturno, respectivamente? La respuesta son las fuerzas de marea.

Al orbitar, la cara más cercana del satélite con respecto al planeta sufre una atracción de la corteza que la empuja hacia fuera. Esto hace que se genere una contracción de las capas de hielo. La energía almacenada por estas contracciones se libera en forma de fracturas y en forma de calor.

El calor provoca que se funda el hielo más interno, proporcionando el líquido que da lugar al océano interno; las fracturas provocan que parte de ese líquido salga a la superficie que, ante la falta de presión atmosférica y las bajas temperaturas, se congela y se volatiliza al instante dando lugar al efecto denominado criomagmatismo, esto es, volcanes y géiseres de vapor de agua helada.

¿Por qué son interesantes estos océanos? Gracias al criomagmatismo tenemos acceso a la composición del océano interno de estos satélites, que resulta tener compuestos orgánicos sencillos y sales minerales. Eso unido al agua líquida y a la energía proporcionada por las fuerzas de marea, ofrece un cóctel muy similar al que existía en la Tierra prebiótica a partir del cual surgió el primer ser vivo.

Por tanto, el hallazgo de estos océanos subterráneos hacen de estos satélites potenciales lugares donde, cuando la tecnología nos lo permita, buscar formas de vida sencillas.

Antonio Pérez Verde | @aperezverde | Madrid | 24/09/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.