TecnoXplora » CienciaXplora » Astronomía

APARECÍA Y DESAPARECÍA

El primer exoplaneta habitable era una ilusión creada por una estrella

El sentido común dice que es imposible que un planeta desaparezca por completo y luego vuelva a surgir y después se esfume de nuevo, y así continuamente. Pero eso es lo que lleva ocurriendo desde 2010 con Gliese 581 g.

Estrellas como Gliese siguen siendo candidatas para albergar planetas habitables

NASA Estrellas como Gliese siguen siendo candidatas para albergar planetas habitables

Publicidad

Nuño Domínguez | @nunodomin | Madrid
| 04.07.2014 08:22

Gliese 581 g. es considerado el primer planeta fuera de nuestro Sistema Solar que está en la llamada zona habitable, es decir, que podría albergar agua líquida, una de las bases para la vida.

El descubrimiento, liderado por Steve Vogt, recibió una enorme atención, en parte porque Gliese 581, la estrella en torno a la que orbitaba aquel planeta, estaba relativamente cerca de nuestro planeta, a unos 20 años luz. Pronto el descubrimiento fue cuestionado por otros equipos que aseguraban que el planeta no estaba donde debía, es decir, el primer exoplaneta potencialmente habitable se había esfumado. El equipo estadounidense contraatacó y así, Gliese 581 g fue apareciendo y desapareciendo en diferentes estudios científicos.

Ahora, un nuevo estudio en Science puede poner el último clavo en el ataúd de ese exoplaneta. El trabajo asegura que Gliese 581 g es un espejismo, no existe. Su señal se debería solo a una mancha en la estrella, cuyos efectos pudieron haber sido confundidos con un planeta por los equipos anteriores.

El equipo ha usado dos espectrógrafos, uno en el Observatorio Austral Europeo y otro en Hawai, para intentar esclarecer el caso. Estos instrumentos miden la radiación que llega de la estrella Gliese 581. La fuerza gravitatoria de los planetas a su alrededor modifican la radiación de esa estrella y ese cambio es una de las técnicas usadas para desvelar la existencia de exoplanetas. Pero los investigadores alertan de que las manchas solares, esas máculas oscuras que presentan estrellas como nuestro Sol, también crean cambios en la radiación que pueden ser mal identificados como planetas.

Tras analizar los datos de los dos espectrógrafos, los investigadores concluyen que Gliese 581 g es solo ruido generado por una mancha solar. Lo mismo sucede con Gliese 581 d, otro posible exoplaneta en torno a la estrella. En cambio, los investigadores confirman que otros tres exoplanetas, denominados con las letras e, b y c, sí son reales, aunque ninguno está en la zona habitable.

A pesar de la decepción, los autores ven el vaso medio lleno. El nuevo sistema para eliminar el ruido de fondo de la estrella permitirá “descubrir nuevos planetas habitables aunque estos estén escondidos bajo el ruido generado por la estrella”, según ha explicado Paul Robertson, investigador de la Universidad del Estado de Pensilvania y coautor del estudio.

A pesar de los resultados, las estrellas como Gliese siguen siendo muy buenas candidatas para albergar planetas habitables. De hecho hace unas semanas se descubrió el exoplaneta más parecido a la Tierra en torno a una estrella de este tipo, conocidas como enanas rojas. Se trata de astros más pequeños que nuestro Sol y que, al ser menos activos, son ideales para usar la técnica de detección empleada por el equipo.

Publicidad