En apenas dos minutos de vídeo podemos ver uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares que pueden observarse en la superficie del Sol.

Un filamento magnético de más de 300.000 kilómetros de longitud entró en erupción en la atmósfera solar a finales de septiembre hasta crear un cañón de fuego, según desveló recientemente la NASA.

“Los observadores del Goddard Space Flight Center, en Greenbelt, procesaron durante dos días estos datos del satélite para crear un vídeo corto de este fenómeno”, explican en la institución aeroespacial.

Los expertos de la NASA recuerdan que la materia solar no es de fuego, sino más bien de plasma; es decir, cuenta en su atmósfera con partículas tan calientes que sus electrones se evaporan hasta crear un gas cargado que entrelaza con los campos magnéticos.

Las espectaculares imágenes del cañón de fuego se obtuvieron desde el Observatorio de Dinámica Solar (SDO), centro que analiza constantemente el astro rey mediantes ondas de diversas longitudes.

Esta reciente explosión se une a diferentes sucesos que registra la atmósfera solar en los últimos meses. No en vano, los científicos aseguran que el Sol está atravesando una etapa de gran actividad.