TecnoXplora » CienciaXplora » Astronomía

ESTUDIAN A 40º BAJO CERO EL CORAZÓN HELADO DEL FENÓMENO CELESTE

La NASA bombardea una aurora boreal con cinco cohetes

La NASA lanza cinco cohetes para perforan el corazón helado de una aurora boreal en Alaska. Los científicos envían las sondas para entender cómo el viento solar puede afectar al calentamiento del planeta o al buen funcionamiento de los satélites.

NASA envía cohetes contra una aurora boreal

NASA Jamie Adkins Los cohetes de la NASA impactan en una aurora boreal

Publicidad

Las imágenes nos muestran la trayectoria de los cohetes sonda que la NASA lanzó esta semana, justo media hora después del inicio de una aurora boreal en Alaska.

La NASA envía cohetes a una aurora boreal

Los científicos de la Universidad de Alaska Fairbanks y la de Clemson quieren así estudiar las corrientes de aire y las capas superiores de la atmósfera de este espectacular fenómeno celeste.

Las auroras boreales se producen cuando una eyección del Sol crea viento solar que choca contra la atmósfera de la Tierra, creando en los polos estas espectaculares imágenes.

“Sin embargo, para los científicos esta interacción es más que una pantalla de luz. Produce muchas preguntas sobre el papel que desempeña en los procesos meteorológicos de la Tierra y el impacto en la atmósfera del planeta”, explicó la NASA en un comunicado.

La primera andanada de cuatro cohetes contra la aurora boreal se produjo el pasado lunes, después de que el clima helado de Alaska impidiera el lanzamiento durante 13 noches consecutivas.

Mientras, un quinto cohete esperaba en la plataforma de lanzamiento para el día siguiente.

Cuando las sondas lograron entrar en la aurora activa para captar datos, su temperatura era de 40 grados bajo cero.

Cohete sonda para auroras boreales

Los investigadores del M-TeX no solo quieren estudiar las turbulencias de las auroras boreales, sino también analizar cómo el viento solar afecta al calentamiento global o cómo estas radiaciones pueden entorpecer el buen funcionamiento de los satélites.

Así la NASA aprovechó los periodos de mejor observación de este fenómeno astronómico. Los meses óptimos de las auroras boreales (Polo Norte) son entre septiembre y marzo en el hemisferio norte y los de las auroras australes (Polo Sur) son de marzo a septiembre para los científicos del hemisferio sur.

Publicidad