Desde el desierto de Atacama, en Chile, el Observatorio Europeo Austral (ESO) ha divisado con su telescopio VLT signos de que un sistema estelar está naciendo. En medio de una nube de polvo y gas los astrónomos han visto una estructura espiral prominente. Además, en esta estructura hay un "giro" que marca el sitio donde se está creando el planeta, que está ahora en su fase bebé.

Este planeta bebé ha nacido alrededor de una estrella joven, AB Aurigae. Este cuerpo celeste se ubica a 520 años luz de la Tierra, en la constelación de Auriga. Las espirales como la que se ha hallado señalan la presencia de planetas bebés, y son propias cuando un sistema solar se encuentra en pleno proceso de formación.

En este momento, el polvo y el gas de la espiral están formando poco a poco el planeta, que genera ondas gravitacionales que cambian la trayectoria de estos elementos y así se observa el movimiento en las espirales. La región amarilla brillante de las fotografías indica un lugar en el que se ha producido una de estas perturbaciones en las ondas.

Imágenes del telescopio SPHERE del sistema AB Aurigae | ESO

Según explica la coautoria del estudio Anne Dutrey, el giro que se observa en las fotografías "corresponde a la conexión de dos espirales, una que se enrolla hacia adentro de la órbita del planeta y otra que se expande hacia afuera". Estas hélices permiten que el gas y el polvo se acumulen en el planeta y así continúe su proceso de crecimiento. Ambas espirales se unirían en la actual ubicación del planeta, que se encuentra a una distancia de AB Aurigae similar a la que existe entre Neptuno y el Sol.

"Hasta ahora se han identificado miles de exoplanetas, pero se sabe poco sobre cómo se forman", explica Anthony Boccaletti, astrónomo del Observatorio de París y participante del estudio. En la actualidad, se tiene la certeza de que estos astros nacen en discos de polvos que rodean estrellas jóvenes, pero no se conocen los pormenores de su desarrollo. Con las observaciones y fotografías que ha conseguido ESO, los astrónomos podrán conocer con más detalle como es el proceso de creación de un planeta.

¿Cómo continuará la investigación?

El ESO pretende observar el crecimiento de este nuevo planeta por medio de futuras observaciones de su telescopio VLT. Pretende conocer detalles de la formación del nuevo astro como su masa o su órbita exacta, además de intentar analizar su composición. Por otra parte, el observatorio está construyendo otro telescopio que permita obtener vistas más detalladas de los planetas en formación y para estudiar los mundos extrasolares.