El lanzamiento de la nave Crew Dragon desde el centro espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, se iba a producir a las 20:33 horas GMT de este miércoles, pero motivos climáticos han obligado a su retraso hasta el sábado. La misión Demo-2 podría abrir paso al turismo en el espacio en un futuro y, además, será la primera que despegará desde Estados Unidos desde 2011.

La cápsula despegará desde la plataforma 39A, la misma que utilizaron Neil Armstrong y su equipo en la misión Apollo 11 en 1969. La nave será lanzada con dos astronautas a bordo, los estadounidenses Bob Behnken y Doug Hurley, quienes han pasado una cuarentena de dos semanas antes de embarcarse en esta misión espacial. Tras despegar, ambos pondrán rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI), a donde llegarán el jueves y se quedarán presumiblemente hasta agosto de 2020.

A pesar de que este lanzamiento está dirigido por la NASA, quien lo llevará a cabo será la empresa SpaceX, propiedad del multimillonario Elon Musk. La empresa se convirtió en 2012 en la primera compañía privada que acopló una cápsula de carga a la EEI. Dos años más tarde, la NASA le pidió que adaptara esta cápsula, nombrada Crew Dragon, para que pudiera transportar astronautas.

Este lanzamiento supondrá el primer viaje al espacio tripulado de un cohete de propiedad privada. De esta forma, tal y como pasó con el espacio aéreo y los aviones en el siglo pasado, se inicia la posibilidad de, en un futuro, comenzar a utilizar esta clase de naves aeroespaciales para el turismo de esta índole.

Las naves vuelven a despegar desde Estados Unidos

La misión de la Crew Dragon es el primer lanzamiento que se producirá desde el país norteamericano desde 2011. Hasta el momento, Estados Unidos había estado utilizando cohetes rusos Soyuz y los astronautas de la NASA han tenido que despegar desde Baikonur, en Kazajistán.