¿Qué mejor manera de dar la bienvenida al recién estrenado mes de octubre que con un espectáculo de luz? La exhibición corre a cargo de las Dracónidas, la lluvia de estrellas que amenizará las próximas noches otoñales desde hoy hasta el día 10.

Este año los meteoros alcanzarán su máximo de actividad el 9 de octubre, aunque el número que podrá observarse por hora es incierto, ya que la tasa varía mucho de un año para otro. El evento más activo de esta década se dio en 2011, cuando se registraron 400 meteoros por hora.

Los fragmentos provienen de la constelación de Draco (de ahí su nombre) y, más concretamente, del cometa 21P/Giacobini-Zinner, por lo que también se las conoce como Giacobínidas. Debido a su localización, el hemisferio norte y la zona ecuatorial del planeta serán las áreas idóneas para admirar el fenómeno.

Las Dracónidas viajan a unos 20 kilómetros por segundo, más despacio que otros proyectiles estelares como las Perseidas, que superan los 55 kilómetros por segundo. Su lentitud y la escasa influencia de la Luna (que está en su fase menguante, con un 14% de visibilidad) permitirán a los terrícolas disfrutar de la lluvia de estrellas... siempre que las nubes no hagan de las suyas.