UNA TORMENTA DEL TAMAÑO DE AMÉRICA DEL NORTE y RUSIA JUNTAS

UNA TORMENTA DEL TAMAÑO DE AMÉRICA DEL NORTE y RUSIA JUNTAS

Una gigantesca tormenta de polvo amenaza la vida del robot Opportunity en Marte

Una gigantesca tormenta de polvo se ha generado en el planeta Marte y el rover Opportunity de la NASA está inmersa en ella poniendo al vehículo en una delicada situación debido a la escasez de luz solar. El fenómeno atmosférico abarca una superficie de unos 41 millones de kilómetros cuadrados, más o menos el tamaño de América del Norte y Rusia juntas.

Representación artística del rover Opportunity
Representación artística del rover Opportunity | NASA/JPL/Cornell University, Maas Digital LLC.

El rover Opportunity de la NASA, "Oppy" para los amigos, ha visto muchas cosas en Marte. Desde que llegó el 25 de enero de 2004 ya han pasado 5.253 días. Nos ofreció indicios de agua pasada a las pocas semanas de aterrizar, nos mantuvo en vilo cuando quedó atascado en una duna allá por 2005 o nos hizo alegrarnos cuando cruzó la meta de su maratón particular el 24 de marzo de 2015 tras recorrer sus primeros 42.195 metros. Ahora, el rover está a punto de enfrentarse a una de sus pruebas más duras: una gran tormenta de polvo.

Esta tormenta es una de las más intensas que se han observado en Marte. El 10 de junio la sonda MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) determinó que ya cubría unos 41 millones de kilómetros cuadrados, una cuarta parte de la superficie de Marte, o lo que es lo mismo, un área similar a la de América del Norte y Rusia juntas. Esta tormenta ha bloqueado gran parte de la luz solar que llega a la zona de Perseverance Valley, lugar donde se encuentra actualmente el rover. Y como el rover se alimenta a través de paneles solares, supone un serio contratiempo para el normal funcionamiento del vehículo.

"Las tormentas globales de polvo se desencadenan a partir de una tormenta regional, sin embargo, no sabemos qué es lo que provoca que las regionales se transformen en globales", explica Jorge Pla-García, investigador del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA). Estas tormentas regionales se producen todos los años por lo que son eventos típicos. Tienen en común que se empiezan a desarrollar durante la primavera del hemiserio sur marciano, que es cuando el planeta se está acercando más al Sol y la irradiación es mayor.

Los científicos creen que uno de los motivos que provocan las tormentas regionales que desencadenan estas grandes tormentas se encuentra en Hellas Basin, una antigua cuenca donde hay depositado una gran cantidad de polvo marciano. "La mayor irradiación solar unido a la proximidad del casquete polar hace que se produzca un gradiente térmico muy potente que mueve las masas de aire desde la zona fría hacia la zona caliente, levantando el polvo de Hellas Basin hacia la atmósfera y provocando la tormenta regional, añade Pla-García.

Simulación de cómo ha sido la atenuación de la luz solar desde la posición de Opportunity durante la tormenta de polvo | NASA/JPL-Caltech/TAMU

En estos momentos el rover está operando un modo a prueba de fallos en baja potencia. Si la computadora interna del rover prevé que sus baterías no tienen suficiente carga, entrará en hibernación, y todo apunta a que así será ya que los ingenieros de la NASA creen que es poco probable que el rover reciba la suficiente luz solar.

Sin embargo, donde algunos ven graves problemas, el equipo científico que opera el rover desde las dependencias de la NASA ven una oportunidad para Opportunity, valga la redundancia, porque podrán aprender más de estas tormentas desde una ubicación privilegiada y saber cómo se desencadenan. Pero para eso, la agencia espacial tendrá que tomar una decisión que se prevé se anuncie en la noche del 13 de junio (horario peninsular español). Ahora, tanto la NASA, el resto de la comunidad científica relacionada y aficionados están pendientes de la agencia espacial estadounidense para ver qué deciden hacer al respecto.

No es la primera vez que "Oppy" se enfrenta a una tormenta de polvo. En julio de 2007 y durante casi un mes, una serie de tormentas de polvo afectaron al rover. En aquel momento, el polvo de la tormenta bloqueó cerca del 99% de la luz directa del Sol. Cuando el vehículo pasó de producir 700 Wh cada día a 400 Wh, el equipo científico del rover decidió suspender todas las operaciones excepto las comunicaciones con nuestro planeta. Sin embargo, decidieron incluso detenerlas cuando la energía producida en un día se redujo hasta los 128 Wh.

¿Qué ocurrirá esta vez? ¿Dejarán en hibernación al rover hasta que pase la tormenta y sus baterías vuelvan a cargarse? ¿O le cambiarán los parámetros de actuación para que tome medidas en plena tormenta con el riesgo de causar daños irreparables? Pronto lo sabremos.

Antonio Pérez Verde | @aperezverde | Madrid | 13/06/2018

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.