La NASA ha emitido un comunicado a través de su página web en el que detalla que ha tenido lugar un problema técnico en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). El texto explica que se ha producido  el apagón de uno de los dos circuitos de enfriamiento externo de la estación, aunque asegura que no supone "ningún peligro para la tripulación".

La NASA ha afirmado que el módulo se apagó automáticamente cuando alcanzó los límites de temperatura preestablecidos. Por estos circuitos circula amoníaco para mantener fresco tanto el equipo interno como externo.

Este hecho ha provocado que algunos sistemas "no críticos" se hayan apagado en el interior de los laboratorios (como el 'Kibo' o el 'Colombus'). Los equipos de control de vuelo han trabajado para conseguir que el circuito de refrigeración funcionase de nuevo y sospechan que puede haber una válvula de control de flujo averiada.

"La tripulación está a salvo y se prepara para comenzar un cambio de guardia para dormir, mientras que los expertos en el terreno recogen más datos y considerar qué actividades pueden ser necesarias para solucionar los problemas que han surgido", añade el texto.