Los científicos están intentando calcular la órbita del modo más preciso posible y, para ello, utilizan rádares, que pueden tomar medidas a cualquier hora en lugar de telescopios, con los que sólo se puede observar por la noche.

España está en una situación privilegiada para hacer estas las medidas, ya que la traza subsatelital (es decir, la proyección del satélite sobre la superficie terrestre) barre la península durante más tiempo que en otras latitudes por lo que los ingenieros españoles están intentando poner a punto sus radares para calcular la trayectoria de reentrada

No sé vosotros, pero yo ahora que sé esto miro al cielo de otra forma.