Cada año caen a la Tierra miles de meteoritos: en concreto, alrededor de 17.000 fragmentos de cuerpo celeste que colisionan sobre el planeta. Un grupo de científicos de Reino Unido ha proporcionado esta estimación, que informa de que el peso de todos estos meteoritos que aterrizan sobre la Tierra asciende a 16.000 kilos, casi como tres coches de peso medio.

Sin embargo, este cálculo científico solo afecta a los fragmentos que superan los 50 gramos, ya que gran parte del material extraterrestre llega en forma de polvo o en partículas de poco volumen. Según explica el doctor Geoff Ewatt, los meteoritos van, normalmente, de los 50 gramos a los 10 kilos y los más grandes son "poco frecuentes".

Para hacer esta medición, los científicos analizaron en 2019 y 2020 el número de meteoritos que caían en una zona de la Antártida, llegando a la conclusión de que eran 120 fragmentos cada año. Después, los satélites siguen las explosiones que se producen en el cielo, calculando la energía de los meteoritos y midiendo también la latitud y la longitud de donde ocurren.

¿Dónde caen la mayoría de los meteoritos?

Estos fragmentos desprendidos de cuerpos celestes caen alrededor del planeta Tierra y, aunque la mayoría no se detectan por ser muy pequeños o solo motas de polvo, sí se conoce dónde es más probable que aterricen estos meteoritos. Según un estudio producido por la Universidad de Cambridge, el Imperial College de Londres y el British Antarctic Survey, se han evaluado los lugares con más riesgo del planeta.

El 60% de estos aterrizajes meteóricos se producen en los polos, sobre todo en la Antártida. Es en este continente del hemisferio sur donde más fragmentos de los estudiados se han recuperado, en parte también gracias al contraste del negro de las rocas sobre el blanco de la nieve, lo que facilita significativamente la tarea.

¿Qué posibilidades hay de que caiga un gran meteorito?

A pesar de que la mayoría de los meteoritos que caen en la Tierra no supera los 10 kilos, existe una remota posibilidad de que alguno de estos cuerpos tenga un volumen superior y pueda causar desastres a nivel local y generar olas que provoquen inundaciones en zonas costeras.

Sin embargo, según el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS), esta situación se daría una vez cada 10.000 años. Además, dicho centro, dependiente de la NASA, afirma que no se conoce ningún asteroide que tenga una gran probabilidad de impactar sobre la Tierra en los próximos 100 años.