El asteroide Apolo 441987 (2010 NY65) se aproximará a la Tierra el miércoles 24 de junio a las 08:43 (hora peninsular española), según contempla el Centro para los Estudios de Objetos Próximos a la Tierra, una institución que forma parte de la NASA. Se prevé que el objeto se acerque a una distancia de como mínimo 0,025 unidades astronómicas (unos 3,7 millones de kilómetros) y se estima que alcance una velocidad relativa de 12,88 kilómetros por segundo.

Como su propio nombre indica, el 441987 (2010 NY65) fue descubierto en julio de 2010. Fue visto por primera vez por el telescopio espacial WISE (Wide-Field Infrared Survey Explorer) de la NASA. Se calcula que el asteroide tiene alrededor de 228 metros de diámetro, una distancia similar a la altura de la Torre Espacio de Madrid, el cuarto rascacielos más alto de España. La NASA lo clasifica como un asteroide "potencialmente peligroso", ya que cuenta con una luminosidad de 21.4 y es capaz de acercarse a unas 0,017 unidades astronómicas de la Tierra.

Órbita del 2010 NY65 | Jet Propulsion Laboratory (NASA)

¿Qué es un asteroide Apolo?

Existen tres tipos de Objetos Próximos a la Tierra: los asteroides Apolo, los Amor y los Atón. Estas tres categorías se diferencian entre sí por el tipo de órbitas. En concreto, los asteroides Apolo describen una órbita cuyo semieje mayor es mayor que 1 unidad astronómica (la distancia media entre nuestro planeta y el Sol). Además, esta órbita se cruzan en algún momento con la de la Tierra.

Este grupo de asteroides están bautizados con el nombre de su miembro más conocido, Apolo, un objeto astronómico descubierto en 1932.

¿Puede el 2010 NY65 colisionar con la Tierra?

Aunque la NASA califica a este asteroide como "potencialmente peligroso", la posibilidad de que impacte contra la Tierra es muy reducida, ya que se estima que se acercará a unos 3,7 millones de kilómetros. Esta distancia puede parecer un abismo en relación con las dimensiones terrestres a las que estamos acostumbrados, pero es un espacio muy reducido en comparación con otros fenómenos astronómicos.

Si bien la posibilidad de que impacten contra nuestro planeta es muy remota, la colisión de un objeto de esa luminosidad y tamaño podría resultar catastrófica para la especie humana. Por este motivo, el Centro para los Estudios de Objetos Próximos a la Tierra ejerce un seguimiento continuo de este tipo de asteroides "potencialmente peligrosos".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Este es el plan de la NASA para salvar a la Tierra de los asteroides