¿UN GRAN AVANCE?

3 claves para entender el nuevo fármaco que retrasaría el deterioro mental por Alzheimer

Un nuevo ensayo ha conseguido reducir el deterioro degenerativo en el 27% de pacientes con Alzheimer, pero no todos están convencidos de su éxito.

Publicidad

En los últimos días una noticia ha colapsado los titulares, un grupo de investigadores cree haber encontrado la clave para reducir los efectos del Alzheimer. Los resultados marcaron una reducción en la tasa de deterioro cognitivo en el 27% de las personas.

El tratamiento en cuestión ha recibido el nombre de lecanemab y, actualmente, es el primero de su tipo en haber mostrado resultados concluyentes en un ensayo sólido.

El fármaco en cuestión es un anticuerpo monoclonal que pretende eliminar la proteína amiloide-β del cerebro que muchos achacan a la causa de dicho deterioro.

Un resultado positivo en dos direcciones

El estudio, llevado a cabo por las empresas Eisai y Biogen, se ha llevado a cabo en 1795 personas con Alzheimer en etapa temprana.

Los pacientes fueron divididos en dos grupos, la mitad de ellos recibiría el tratamiento (10 mg/kg) y la otra mitad un placebo. Las infusiones intravenosas en todos los casos eran suministradas cada dos semanas durante 18 meses.

El estudio concluyó que los pacientes que habían recibido el fármaco habían reducido la presencia de amiloide en sus cerebros.

Por otro lado, se utilizó una escala de 18 puntos para medir el deterioro cognitivo y se recogió que, tras el experimento, los pacientes que recibieron lecanemab estaban de media casi medio punto mejor que aquellos pacientes que habían recibido el placebo.

Una hipótesis más que una solución

Aunque los primeros resultados han sido positivos, aún es pronto para hablar de una solución, pues el problema del Alzheimer se lleva intentando atajar desde hace mucho tiempo.

Por otro lado, algunos investigadores aplauden el foco, pero recuerdan que el susodicho amiloide no es el problema central, sino que está asociado con el deterioro cognitivo y que, por tanto, no frenaría ni haría desaparecer la enfermedad, sino que provocaría un pequeño beneficio.

Algunos investigadores lo siguen considerando una hipótesis, pero lo que está claro es que este estudio es un primer paso concluyente en la lucha por encontrar una cura para el Alzheimer.

Un beneficio con riesgo incluido

Esta enfermedad actualmente afecta decenas de millones de personas y es una de las grandes preocupaciones actuales. Eso sí, todo ensayo y experimento tiene consecuencias.

De esta forma, la exposición a este fármaco no ha sido inofensiva en todos los casos. El 20% de los pacientes que recibieron lecanemab han mostrado anomalías cuando se han sometido a un escáner cerebral.

Las consecuencias en cuestión se han presentado como hinchazón o sangrado, pero solo han mostrado síntomas de estos efectos secundarios en menos del 3% de los casos.

Si comparamos este resultado con el aducanumab, otro anticuerpo monoclonal que se desarrolló el año pasado, los resultados son mucho más alentadores, pues se ha reducido a la mitad el número de participantes que mostraron inflamación cerebral.

Lo que queda ahora es considerar hasta qué punto este avance podría marcar el futuro en la lucha contra el Alzheimer y cuál es el siguiente paso, pues está claro que no es la solución definitiva.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Recuperan la memoria de ratones con alzhéimer estimulando su producción de neuronas

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad