La proclamación del estado de emergencia por parte del Gobierno confinó a muchos españoles en sus casas ,obligando a la mayoría a adoptar prácticas de teletrabajo. Con ellas, llegaron las aplicaciones de videoconferencia, para mantener el contacto con los equipos de la empresa y, de todas las herramientas disponibles, la que más ha crecido superando a soluciones de Microsoft o Google es Zoom.

Con ella no solo podemos reunirnos un pequeño grupo de cinco o seis miembros del mismo departamento, sino dar una conferencias a más de cien asistentes. El problema es que algunas apps no están preparadas para dar el salto al estrellato y a la invención de Eric Yuan se le está escapando el buen nombre entre tanta polémica.

Facebook y sus problemas técnicos, en el ojo del huracán

Dos de ellas le han afectado de lleno en los últimos días. La primera, esa relación estrecha que ha demostrado a la hora de enviar información de los usuarios, así como toda su actividad, a Facebook de forma automática, incluso en el caso de que no los potenciales clientes no contaran con ningún perfil activo en la red social. Pero hoy, hace unas horas, se ha conocido que tiene importantes fallas de seguridad que podrían poner en peligro tanto a ordenadores con Windows 10, como a otros con macOS de Apple.

Con todo eso sobre la mesa, la oficia del fiscal de Nueva York ha comenzado a investigar a la aplicación por todos los datos que, presuntamente, entregó a Facebook de todos sus usuarios. Según informa la cadena CBS News, "Zoom Video Communications se enfrenta a un mayor escrutinio sobre la privacidad [...] este mes, ya que el principal fiscal de Nueva York está investigando las prácticas de seguridad de la compañía de teleconferencias". Además, no solo en la costa Este tienen sus miras puestas en esta herramienta... California ya se ha fijado en los riesgos que supone este repentino éxito.

Zoom, videoconferencias en grupo. | Zoom

Desde el otro lado de los EE.UU. tienen puesta la lupa en la falta de información que reciben los usuarios de Zoom, que no son conscientes de lo que se hace tanto con sus datos personales como con los informes de actividad dentro de la app. La demanda señala que "Zoom envía esta información a Facebook, independientemente de si el usuario tiene una cuenta en Facebook [...] La demanda también establece que a Zoom se le pagó por compartir datos del usuario, aunque los documentos judiciales no revelan cuánto dinero supuestamente recibió".

A partir de esas acusaciones, desde la oficina del fiscal de Nueva York quieren conocer cuáles son los detalles de los datos que reciben los de Mark Zuckerberg, mostrando especial preocupación porque "las prácticas de seguridad existentes de Zoom podrían no ser suficientes para adaptarse al aumento reciente, y repentino, tanto en el volumen como en la sensibilidad de datos que se pasan a través de su red [...] Si bien Zoom ha remediado vulnerabilidades de seguridad específicas reportadas, nos gustaría entender si Zoom ha emprendido una revisión más amplia de sus prácticas de seguridad".

Hay que tener en cuenta que a las vulnerabilidades halladas en Windows 10, hay que sumar otras que afectan a los equipos Apple con macOS, y cuyas llamadas no parecen estar encriptadas de punto a punto (a pesar de que desde la aplicación se afirma lo contrario). Esto, sumado a un script de instalación, permitiría a un atacante hacerse con el control del equipo sin problemas aprovechando este exploit. Veremos cómo termina la cuerenta Zoom.