Zoom es consciente de lo mucho que se está jugando en estos días de confinamiento y crisis por el coronavirus, que son los que le han encumbrado hasta lo más alto dentro de las soluciones de videoconferencia profesional. Un sector que está viviendo un bum y que muy posiblemente irá decreciendo en cuanto las medidas de confinamiento se vayan moderando.

Ahora bien, si algo hemos aprendido de esta crisis es que existen muchas formas de trabajar y que hacerlo desde casa es posible. Sin perder la productividad y ganando con ello eso que dan en llamar la conciliación familiar (o tener tiempo libre para quien viva solo). Por lo que es lógico pensar que Zoom quiera convertirse, con pandemia o no, en el programa de referencia para la gestión de equipos, charlas, seminarios, cursos o lo que se nos ocurra a distancia.

Es por eso que los de Eric Yuan están corriendo a toda prisa para cerrar esos problemas de seguridad que se han ido descubriendo a lo largo de las últimas semanas. Incidencias graves que iban desde simples stalkeos de conversaciones por personas no invitadas a las reuniones, como peligrosos exploit que ponían en jaque la seguridad de nuestros ordenadores, ya fueran PC con Windows 10 o Mac.

La versión 5.0 ya está liberada

La primera gran novedad es que la aplicación será capaz de encriptar todas sus conexiones de extremo a extremo, como WhatsApp, gracias a un algoritmo AES de 256 bits GCM. Eso sí, advierten desde Zoom que este cambio será progresivo a lo largo de las próximas semanas, de tal forma que hasta que todas las cuentas no puedan trabajar con este estándar de seguridad, no se pondrá en funcionamiento. Cosa que calculan que ocurrirá el 30 de mayo.

Zoom, videoconferencias en grupo. | Zoom

Además de la encriptación, el administrador de la conversación podrá elegir hacia qué servidores dirige el tráfico de las conexiones, seleccionando sus preferidos y ofreciendo vetos expresos en caso de que no quieras ni oír hablar de China. Otro elemento importante y que ayuda a mantener las charlas de vídeo alejadas de ojos indiscretos es la creación de contraseñas.

Zoom ha mejorado también los passwords que podemos requerir para entrar en las reuniones, de tal manera que sean más difíciles de generar. Esa complejidad se va a conseguir de manera automática, aunque debéis tener en cuenta que, en caso de querer crear la vuestra propia, siempre podréis hacerlo. A todo lo anterior, la versión 5.0 también va a ampliar las opciones de gestión, limitación y selección de integrantes en las conversaciones cuando sois los anfitriones, así como el ID que nos identifica, que también se ha reforzado.

Por último, destaca de este update la reorganización de algunas funciones especialmente sensibles, como son las de seguridad, que se agruparán alrededor de un nuevo menú donde podremos definirlas más rápidamente. Recordad tener la app actualizada a esta versión, para prevenir problemas.