Al ecosistema de herramientas de Facebook le crecen los enanos. Si hace poco contábamos la manera en la que Facebook quiere enviarte más publicidad a través de mensajes SMS, ahora su filial más grande, WhatsApp, anuncia que ha reparado un fallo en su código por donde se colaban los ciberdelincuentes.

Todo ocurrió así: en agosto, un investigador del proyecto Google Zero, enfocado a, precisamente, encontrar fallos en los servicios de Google, se percató de que había una vulnerabilidad en el código de WhatsApp destinado a las videollamadas.

 

Concretamente, y tal y como reportó en la descripción del bug, lo que ocurría era “una corrupción en la memoria de la implementación del non-WebRTC de las videollamadas de WhatsApp” o, en otras palabras, que cuando los usuarios recibían la llamada de un atacante y la aceptaban, estos ya podían acceder a los datos del registro del teléfono afectado.

Lo que se sabe hasta el momento es que afectaba por igual tanto a usuarios de Android como del sistema operativo de Apple, y que, a pesar de que fue descubierta en agosto, no ha sido hasta este mes de octubre cuando ha sido finalmente subsanada, por lo que no sería de extrañar que en ese lapso de tiempo más de un usuario se haya visto afectado por tal vulnerabilidad.