El Gobierno proclamará mañana sábado 14 de marzo el estado de alarma y muchas comunidades autónomas ya han corrido a ordenar que deben cerrar todos los establecimientos que no sean esenciales. Entre ellos cuenta dentro de la hostelería los restaurantes que no tengan servicio de entrega a domicilio. Como es de imaginar, el confinamiento obligado al que se nos tendremos que someter todos hará que las apps de delivery trabajen a destajo durante estos días aunque, la pregunta surge sola: ¿podemos contagiarnos por pedir comida a domicilio?

En esta cuestión hay dos elementos fundamentales: por un lado el hecho mismo de preparar la comida y los productos que nos llegarán, que necesitan de un protocolo de actuación por parte de los restaurantes y las empresas de reparto, y por otro, la evidencia científica de si es posible contagiarnos a través de los alimentos. Así que vamos a ir por partes.

Las empresas de reparto no anuncian sus planes de contingencia

Cuando se acerca esa entrada en vigor del estado de alarma y muchos españoles seguro que tienen en mente hacer uso de las plataformas de comida a domicilio durante la cuarentena, las principales plataformas de reparto como Glovo o Deliveroo todavía no han publicado los protocolos que van a seguir para asegurar que el coronavirus no entrará en la cadena de sus pedidos. Tanto en lo que a la propia seguridad de los riders se refiere, como a las exigencias que se impondrán a los restaurantes en el momento de preparar y manipular los alimentos.

Imagen de un repartidor de Glovo | EFE

Como os decimos, ni en sus páginas web, ni en sus perfiles sociales de Facebook o Twitter es posible encontrar referencias a cómo serán los niveles de exigencia en el servicio que llevarán a cabo en los próximos días, una vez que la hostelería cierre sus puertas dejando como única alternativa los pedidos que hagamos a través de estas apps en nuestros smartphones.

¿Y la comida puede transmitir el virus?

En este punto sí que existen comunicados oficiales, como los de la Autoridad Europea de Seguridad en los Alimentos (EFSA), que ya ha confirmado que están realizando un "seguimiento estrecho de la situación en relación con el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19). En la actualidad no hay pruebas de que los alimentos puedan ser una fuente o una vía de transmisión probable del virus".

Según la científica jefa de la EFSA, Marga Hugas, "las experiencias de anteriores brotes de coronavirus afines, como el coronavirus causante del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV) o el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), indican que no se produjo transmisión a través del consumo de alimentos. Actualmente no hay pruebas que sugieran que este coronavirus sea diferente en ese sentido".

Cocinando | Unsplash

Eso sí, desde la EFSA remiten a la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando se trata de hablar de las recomendaciones para la prevención, y que tienen que ver con las "buenas prácticas higiénicas durante la preparación y la manipulación de los alimentos, como lavarse las manos, cocinar bien la carne y evitar la posible contaminación cruzada entre alimentos cocinados y no cocinados". Así que ya sabéis, llamar al restaurante para preguntar qué medidas están tomando nunca está de más. Sobre todo a partir de los próximos días.