Cuando Google compró en junio el GPS social israelí Waze muchos temían que fuera una simple operación para garantizar el monopolio de la compañia en el campo. Ahora se produce el primer paso de “simbiosis” entre las dos herramientas, ya que los mapas de Google se enriquecen con la experiencia, en tiempo real, de su participativa comunidad.

Google Maps incorpora, dos meses después de su adquisición, las alertas de incidencias de tráfico en tiempo real de Waze, tanto en la versión de escritorio como en las versiones para Android e iOS. Al mismo tiempo, Waze integrará los mapas de Google, recientemente renovados con un diseño más limpio, además de la vista de Street View dentro del editor de mapas de la aplicación, una opción utilísima para localizar los lugares exactos de accidentes, retenciones u obras en las carreteras. Además, la renovada apps estrena un nuevo buscador basado en la tecnología y los motores de Google.

De momento, estas nuevas opciones de Maps están disponible en trece países, pero no España, que se incorporará próximamente. No obstante algunos usuarios españoles afirman que ya les aparecen las alertas de los 'wazers. Mientras llega del todo nos tendremos que conformar con la información del tráfico en tiempo real de Google Transit (ideal para el transporte público) y la que ofrece Maps, conectado a las fuentes oficiales: DGT y los servicios de tráfico autonómicos de Cataluña, Pais Vasco y las principales ciudades del país.

Juntos, pero no revueltos

No se puede hablar aún de integración, puesto que la unión no es bidireccional: un usuario de Maps no puede informar de un incidente a los usuarios de Waze. La idea sin embargo es que siga habiendo pasos de colaboración mutua, tal como anunció la compañía de Mountain View en un blog corporativo.

Las distancias no son una sorpresa: cuando Google compró Waze en junio, tras muchas negociaciones y varios pretendientes, sostuvo que los dos servicios se iban a retroalimentar y mantener independientes y que no los iba a fusionar. Una decisión que también se enmarca dentro de la decisión de las autoridades norteamericanas de estudiar la compra, por si se produjo para "eliminar la competencia en el mercado".

Con total seguridad los dos servicios seguirán compartiendo sinergias, tal y como ha afirmado el vicepresidente de Google , pero nadie se aventura a adelantar si el componente social de Waze (en el que su comunidad de usuarios hace posible su éxito) se incorporará a Maps: el GPS social es, básicamente, una comunidad de conductores -con distintos rangos, según lo activos que sean- que se ayudan entre sí, y estará por ver si querrán seguir haciendo lo que hacen para un servicio de Google.

Waze tenía un toque de competición entre los usuarios, que ganaban puntos y subían de nivel según su participación, que ha hecho que el sistema haya sido un éxito y no se haya quedado en un simple navegador: conocer dónde hay una carretera cortada por un accidente, dónde está situado un radar o dónde se producen los principales embotellamientos de tráfico puede ahorrarte muchos minutos al volante.

Google lo supo ver y se adelantó a otros como Facebook o Apple (la compañía de Cupertino recomendaba Waze como alternativa a sus nuevos y polémicos mapas). Ahora falta saber qué dirección tomará la compañía líder de los mapas ‘online’ para sacar el máximo partido de la gran comunidad de Waze.