Las redes sociales se han convertido en uno de los vehículos de transmisión de información más rápidos y eficaces de los últimos tiempos y, por esa razón, es necesario que las empresas que actúan en ese mercado se comprometan a respetar los usos y buenas prácticas que, organismos como la Unión Europea (UE), se están esforzando por extender, con el objetivo de poner coto a las noticias falsas, falsificaciones o los bulos.

Facebook, por ejemplo, ha anunciado inversiones millonarias para detener la propagación de contenidos "potencialmente engañosos" en sus páginas, recurriendo a los llamados verificadores de noticias y dando la oportunidad a los usuarios para que desactiven cualquier aviso de publicidad política en sus muros. Todo con las miras puestas en evitar injerencias como las producidas en 2016 alrededor de las campañas del Brexit y de las elecciones presidenciales de los EE.UU.

TikTok, un foco de potenciales contenidos falsos

La red social de microvídeos ha visto cómo crecía exponencialmente en los dos últimos años, lo que le ha hecho encontrarse con problemas que otras redes sociales ya habían padecido antes que ella. Además, se da la circunstancia de que el público que masivamente la utiliza es muy joven, por lo que es muchísimo más influenciable según qué tipo de mensajes. De ahí que la suscripción por parte de TikTok de este código de buenas prácticas y autorregulación sea una gran noticia.

Banderas de la Unión Europea, ondeando ante la fachada del Parlamento Europeo | ONDA CERO

El Código de buenas prácticas en materia de desinformación de la Unión Europea se presentó en abril de 2018 y se puso en marcha en enero de 2019, tras su tramitación, y ha conseguido que se unan a él la mayor parte de las empresas tecnológicas más importantes del sector, como Google, Facebook, Twitter, Microsoft o Mozilla. En él, los participantes tienen que identificar "las mejores prácticas que [...] aplicarán para implementar los compromisos del Código", que básicamente busca que el organismo europeo sea informada "mensualmente sobre las acciones emprendidas para mejorar el escrutinio de las ubicaciones de anuncios, garantizar la transparencia de la publicidad política [...] y abordar las cuentas falsas y el uso malicioso de bots".

La asociación europea EDiMA, creada en 2000 para ayudar a las empresas a suscribir políticas de buenas prácticas dentro del ámbito de la UE, afirmó que “la firma de TikTok en el Código de Prácticas sobre Desinformación es una gran noticia, ya que amplía la variedad de plataformas online que intensifican la lucha contra la desinformación. Muestra que el Código de Prácticas sobre Desinformación es un medio eficaz para garantizar que las empresas hagan más para combatir eficazmente la desinformación online".

Por su parte, Theo Bertram, director del equipo de relaciones públicas y políticas públicas en Europa de TikKok, dijo que "para evitar la propagación de la desinformación online, la cooperación y la transparencia de la industria son vitales, y estamos orgullosos de suscribirnos al Código de prácticas sobre desinformación para desempeñar nuestro papel".

Hay que recordar que la UE ha redoblado sus esfuerzos en los últimos meses, a causa de la Covid-19, por eso que han dado en llamar como "infodemia", que ha sido provocada por una avalancha ingente de informaciones falsas y bulos que tenían su origen en países que, desde el propio organismo oficial, no han dudado en situar en China y Rusia.