TecnoXplora » Apps

DESENTRAÑANDO EL GRAN MISTERIO DE LAS APPS

Radiografía del 'usuario medio': tiene 36 aplicaciones en el móvil y solo abre 9 al día

Redes sociales y otros servicios relacionados con la comunicación (como los de mensajería instantánea) son los más utilizados a diario, seguidos de los juegos y las aplicaciones de cine, televisión o medios de comunicación. ¿Cómo los descubre el usuario medio? En más de la mitad de los casos, por recomendación de familiares y amigos. El viejo boca-oreja sigue funcionando.

Apps que se tienen pero que no se usan

Agencias Apps que se tienen pero que no se usan

Publicidad

Está en boca de todo desarrollador de aplicaciones, pero nadie sabe muy bien quién es. El llamado 'usuario medio', esa incógnita... ¿Qué tipo de servicios utiliza? ¿Por qué? ¿Con qué frecuencia? Tras las respuestas a estos interrogantes y otros similares podría estar la fórmula del éxito, pero muchos se han despeñado creyendo conocerlas y pocos han tenido la suerte de triunfar sin un análisis certero de sus intereses.

Por eso Google, en su afán por impulsar el ecosistema Android, ha tratado de desentrañar el misterio en un informe elaborado con la ayuda de los analistas de Ipsos que arroja interesantes conclusiones.

Para empezar, han determinado que el usuario medio tiene 36 apps instaladas en su smartphone, pero solo usa a diario un 26% de las mismas (unas 9). Las más frecuentes son las redes sociales y demás servicios de comunicación (68%), seguidas por los juegos (46%), las que tienen que ver con el entretenimiento -como el cine o la televisión- (33%) y las aplicaciones de comercio electrónico (19%). Nada que sorprenda a los que abren cada día Facebook, WhatsApp, el 'Candy Crush' y AtresPlayer.

Para llegar hasta ellas, la mayor parte de los usuarios confían en las recomendaciones de amigos, familiares y compañeros de trabajo (52%), aunque también son muchos los que rastrean directamente Google Play (40%) o acuden a los buscadores (27%). También son buenas fuentes de descargas las webs de los propios desarrolladores (24%) y los anuncios en televisión (22%). Dos de las aplicaciones españolas más populares del momento, Wallapop y Fever, podrían ser un buen ejemplo.

Así es como el usuario medio llega hasta una app en Google Play, pero una vez allí, ¿por qué descarga? ¿Qué factores influencian ese último y crucial gesto con el dedo? Un 33% lo hacen por recomendación de algún contacto y un 31% porque la aplicación les parece interesante o divertida. A menudo una marca reconocible es suficiente (en el 24% de los casos) y otras veces los descuentos animan a dar el paso (el 18%).

Pero, ¿qué sucede si la app es de pago? ¿El precio se convierte en un criterio importante a la hora de tomar la decisión? Lógicamente, sí: el 82% de los usuarios lo tiene en cuenta. De hecho, tres de cada cuatro esperan que las aplicaciones sean gratuitas, probablemente porque es a lo que están acostumbrados. El usuario medio prefiere no rascarse el bolsillo, sobre todo si hay alternativa.

Más allá del ahorro, el usuario medio asocia sus aplicaciones favoritas con atributos como “hace mi vida más fácil” o “las instrucciones para usar la app son claras” (63%), “diseño atractivo” (57%), “experiencia multidispositivo consistente” (57%) o “siempre tiene contenido nuevo” (45%).

Solo las que cumplen con buena parte de estos requisitos sobreviven en un mercado extremadamente competitivo. Además, el usuario medio es infiel por naturaleza. Así, una de cada cuatro aplicaciones instaladas en un smartphone jamás llegará a ser usada y otras muchas se descargarán y serán eliminadas en cuestión de minutos, sobre todo si la descarga era un requisito para alguna otra cosa y no una elección.

Las principales razones para el abandono de una app son la pérdida de interés (34%), que la necesidad desaparezca (29%), que resultara no ser tan útil como parecía (24%) o que el usuario haya encontrado otra que realiza la misma función de manera más satisfactoria (18%).

Para contrarrestar estos efectos, aparte de ofrecer un buen producto y mejorarlo constantemente, los desarrolladores pueden utilizar algunos trucos. Los que mejor funcionan son los descuentos para la próxima compra, porque obligan al usuario a quedarse si los quiere aprovechar.

Atraer cada vez a más también ayudará a que los 'early adopters' se sientan cada vez más a gusto (sus amigos y familiares acabarán formando parte de la comunidad), y las notificaciones, bien utilizadas, también pueden servir para que el usuario vuelva cada día a visitar la app.

Publicidad