TecnoXplora » Apps

¿Se ha llevado por delante a WhatsApp?

¿Qué hay de cierto en el tsunami de Line?

Seguro que todos habéis oído hablar de este chat o habéis visto su anuncio con Michelle Jenner y Hugo Silva en la tele y os lo habéis descargado para echar un ojo. Lo que no tengo tan claro es si lo usáis a menudo o si ha sustituido a WhatsApp en vuestro día a día. A la luz de los datos, diría que no tanto. ¿Los analizamos?

Estadísticas de Line en España

Line Estadísticas de Line en España

Publicidad

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid
| 05.09.2013 09:30

De que Line, el chat nacido en Japón de padres coreanos, se ha convertido ya en un fenómeno global no queda ninguna duda. Según sus creadores, ya es "la plataforma social más popular del mundo". Aunque suscribir esta afirmación sería algo temerario, sí que les podemos dar la razón en que, al menos, los datos que esgrimen tienen buena pinta. Sobre todo eso de que el 80% de los usuarios de la web son ya de fuera del país del sol naciente.

Pero la gran pregunta, la que todos los españoles y muchos europeos nos hacemos, es cómo de lejos se encuentra de WhatsApp, el rey de los chats en nuestro país y todo el Viejo Continente. Evidentemente, lo primero que tenemos que analizar para responder a esta pregunta son sus cifras de usuarios. Line dice tener 230 millones y WhatsApp habla de 250, así que en teoría le están casi pisando los talones, ¿no?

No exactamente, porque hay truco.

Cuando el chat japonés ofrece sus cifras habla siempre de usuarios registrados en todas las plataformas (iOS, Android, Blackberry, PC...), mientras que el mensajero por excelencia publica su número de usuarios activos. La diferencia es mucho más que sutil, porque una primera cifra muy alta suele venir acompañada de una segunda cifra considerablemente más baja al restar todos esos usuarios que, por ejemplo, se instalan la 'app' solo por probarla y después no la utilizan.

Si medimos WhatsApp por sus usuarios registrados el último dato que tenemos es de 300 millones. Ahí la distancia ya comienza a ensancharse, aunque los responsables de Line han asegurado que esperan alcanzar los tres centenares (de registrados) antes de que acabe 2013. Si consiguen dar ese acelerón y sus contendientes no meten el turbo, la carrera podría igualarse muy pronto.

En busca del dinero

Un segundo aspecto al que hay que hacer referencia es la tan ansiada rentabilidad del servicio. Se suele decir, no sin parte de razón, que WhatsApp no tiene modelo de negocio. En los últimos meses ha pasado de ser de pago a ser gratuita y volver de nuevo a cobrar unas cuantas veces, tal vez en un afán por hacer caja aunque sea euro a euro. En esto sí que tienen (mucho) que aprender de sus rivales japoneses.

En el segundo trimestre de 2013, Line anunció unos beneficios de casi 100 millones de euros, que provienen sobre todo de tres fuentes: las ventas de 'stickers' (uno de los puntales sobre los que se levanta el edificio de este chat), los pagos 'in-app' en las aplicaciones y juegos de la familia Line y los perfiles de empresas en la plataforma y el 'merchandising'.

Para que todo el mundo lo entienda, es como sumar a la venta de pegatinas los modelos de negocio de Candy Crush (vender potenciadores para avanzar niveles) y Rovio (hacer peluches, seríes y películas).

Además, Line ha sabido evolucionar desde un simple chat hacia una plataforma de servicios con un gran número de ramificaciones. Se han metido en el negocio de las redes sociales (Band), en el de las apps y juegos (Camera, Brush, Cartoon Wars y así hasta 52) y más recientemente el comercio electrónico (Mall) o la distribución de contenidos (música, eBooks, noticias).

Está por ver si esta estrategia les convertirá, como es su objetivo, en algo así como el Google de la era móvil, pero sí parece que al menos les está sirviendo para recortar distancias con WhatsApp a una velocidad de vértigo.

Ah, por cierto, la respuesta a la pregunta del titular es sí. El tsunami de Line es cierto, pero aún no se ha llevado por delante a WhatsApp (del todo). Preguntad a mediados de 2014.

Publicidad