PROBAMOS LA POLÉMICA APP DE TAXIS

PROBAMOS LA POLÉMICA APP DE TAXIS

Mi primera experiencia con Uber Madrid: ventajas y desventajas

Uber ya está en Madrid y la hemos probado ¿Quieres saber lo que nos ha parecido?

Viajes de lujo a precio más ajustado que el de un taxi
Viajes de lujo a precio más ajustado que el de un taxi | TecnoXplora

Desde que Uber llegase a Madrid a finales de septiembre, la polémica sobre su legalidad o ilegalidad no ha hecho más que crecer. Varios meses meses después de su polémico lanzamiento en Barcelona, la app de coches con conductor llegaba a la capital de España para mayor cabreo de los taxistas.

A nivel personal, ya había usado Uber en Estados Unidos y mi balance había sido excelente, así que tenía curiosidad por probarla en España y comprobar si su nivel de eficacia aquí era el mismo. Pero el primer problema llega precisamente al querer usar la app: Uber lleva muy poco en Madrid, con lo que su número de conductores es muy bajo. Tras varios días de intentos frustrados, el pasado 1 de octubre pude encontrar un coche en mi zona y empecé el experimento.

Experimento: hemos probado Uber

Mi experimento comienza en el madrileño barrio de Chamberí. Son las 9:15h de la mañana y tengo una reunión a las 10h en San Sebastián de los Reyes, con lo que tengo tiempo de sobra para probar Uber incluso teniendo en cuenta los previsibles retrasos que habrá en esta primera etapa casi huérfana de conductores.

A las 9:16h, abro la aplicación y, antes que nada, decido hacer una estimación de lo que puede costarme el viaje. Según Uber, desde la calle Alonso Cano hasta la Avenida Isla Graciosa el trayecto me costará entre 15 y 21 euros, un precio visiblemente inferior al de un taxi tradicional, que otras veces me ha costado en torno a 25 euros.

Sin embargo, prefiero no lanzar las campanas al vuelo: cada vez que he usado una aplicación de taxis el precio final ha acabado siendo superior al estimado por cada app. En cualquier caso, tengo tiempo de sobra para hacer el experimento, así que a las 9:19h pido un coche. Según el mapa, mi conductor estará en la puerta de mi casa en 6 minutos.

Mi experiencia en Uber por Madrid

Un retraso de... ¡16 minutos!

No obstante, las malas noticias no tardan en llegar. Desde la propia app observo que mi conductor lleva varios minutos sin apenas avanzar, casi sin moverse del sitio. Debería haberme recogido a las 9:25h, pero ni rastro. De hecho, a las 9:30h la app sigue diciéndome que mi conductor, Javier (cuya fotografía y modelo de coche hemos tapado por motivos evidentes), sigue estando a 6 minutos de mi casa.

Minutos más tarde, Javier sigue sin llegar. Comienzo a desesperarme. De hecho, empiezo a pensar que, aunque salí a la calle con tiempo de sobra para llegar a la reunión, mi puntualidad empieza a correr peligro. Si no fuese por lo que me ha costado comenzar el experimento, habría cancelado el viaje hace ya un buen rato.

Finalmente, Javier me recoge a las 9:41h. Muy, pero que muy mala noticia para Uber: pedí el coche a las 9:19h y ha venido a las 9:41h. Es decir, he estado 22 minutos de plantón esperando, un servicio a todas luces inaceptable. Mi conductor se disculpa por la tardanza, alega la situación del tráfico (que no me parece tan caótica como para haber tardado 22 minutos) y empezamos el trayecto.

Ahora sí que voy justo de tiempo. Mientras mando un correo para avisar de que quizá me retrase, me dispongo a preguntarle a Javier por la aplicación, por la situación de los taxistas, por la polémica que todo esto ha generado... Sin embargo, he cometido un tremendo error: pretendo simular que no soy periodista, sino un usuario aislado, pero claro, si quieres disimular tu profesión, quizá pedirle al conductor que te lleve a la sede oficial de Atresmedia no es la mejor idea de la historia, precisamente. Así pues, opto por guardar silencio.

¿Qué pasará cuando nos vean los taxistas?

Mientras estamos llegando al destino, me asalta una tremenda duda: la entrada a Atresmedia suele tener siempre varios taxis esperando; ¿qué hará Javier? Si nos plantamos en la puerta con ese coche, es bastante probable que los taxistas que estén allí, como mínimo, puedan sospechar que se trata de un conductor de Uber ¿Se atreverá a plantarse en la puerta, con el conflicto que eso puede ocasionar?

Cuando estamos a pocos metros le señalo el edificio, pero Javier -no sé si por despiste o por evitar problemas- hace como que no me ha oído y pasa unos metros de largo, dejando atrás a los taxistas que podrían sospechar. Al final, me deja a unos 20 metros de la puerta de Atresmedia y nos despedimos.

Experiencia por Madrid con Uber

Precio: 16,16 euros por 21 minutos de trayecto

Vuelvo a mirar la aplicación: son las 10:02h, hemos tardado 21 minutos (un tiempo aceptable) y el trayecto me ha costado 16,16 euros, muy por debajo de lo que suele costar un viaje en taxi. De hecho, cuando comento en la reunión lo que he pagado, todos los presentes se sorprenden.

Terminado el viaje, es buen momento para hacer balance de mi primera experiencia con un coche de Uber Madrid:

Puntualidad: De lejos, el balance más negativo. El coche ha tardado 22 minutos en llegar. La escasa existencia de conductores podría explicar que casi nunca haya uno disponible, pero de ninguna manera puede justificar un retraso de 16 minutos (a menos que, al pedir mi coche, Javier ya estuviese con un cliente anterior, lo cual no me satisface demasiado). Si vas con prisa, Uber no es una buena opción ni en sueños.

Precio: Muy por debajo de lo que me suele cobrar un taxi en Madrid. En ese sentido, un coche de Uber es mucho más barato. También es justo decir que en un coche de Uber no estoy asegurado en caso de posible accidente, pero si nos fijamos en el cortoplacismo y en el bolsillo, Uber parece una opción mucho mejor.

Tiempo de viaje: El viaje no ha sido largo, aunque hay algunas cosas que criticar: el conductor no sabía dónde estaba la calle a la que íbamos. Esto tampoco es ningún drama, ya que puede pasarle a cualquier taxista. Sin embargo, sí que parece dramático que mi conductor no disponga de algo tan básico como un dispositivo GPS en el coche, y decida activar el del móvil (que no está en manos libres). A día de hoy, todavía no he visto a ningún taxista soltar la mano del volante para escribir en un dispositivo que tiene debajo de la radio. ¿Tan caro es un aparato de GPS para el coche, Uber? Es evidente que no.

Trato: Pese a todo, el trato recibido por mi conductor fue en todo momento excelente, idéntico al de cualquier taxista.

En cualquier caso, y a modo de conclusión, podemos decir que Uber es una opción visiblemente más barata para un trayecto largo. Sin embargo, el retraso en recogerme (espero que no sea algo habitual) me hace tenerlo claro: hasta que no aumente considerablemente el número de conductores de Uber en Madrid, ni me plantearé volver a coger uno de sus coches.

C. Otto | @ottoreuss | Madrid | 07/10/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.