Por ahora, WhatsApp seguirá volando libre. Sus usuarios no podrán disfrutar, por el momento, de GIFs ni de juegos. Tampoco sufrirán publicidad. Tal y como anunció uno de sus fundadores, Brian Acton, el servicio de mensajería instantánea no facilitará una API pública para que los desarrolladores puedan implementar nuevos servicios independientes de la propia compañía.

El anuncio se realizó en el pasado F8, donde Facebook, que compró WhatsApp hace un año, explicó que el chat de su red social sí que se abriría a las aplicaciones de terceros. Este cambio en Messenger hará posible que, a partir de ahora, los usuarios del chat de Facebook puedan disfrutar de más aplicaciones y herramientas sin tener que salir del servicio de mensajería.

Pero WhatsApp no seguirá el camino de su matriz y prefiere seguir siendo independiente. "No queremos inundar a los usuarios con mensajes que no les interesan. Empatizo mucho con tu causa. Recibo e-mails regularmente de personas que quieren crear su propio negocio usando WhatsApp como la piedra angular de su comunicación, pero debemos tener en cuenta la experiencia de usuario", dijo Acton.

De esta forma, si algún día llegan a WhatsApp juegos o GIFs será porque la propia empresa los ha desarrollado. Por ahora, aquellos que quieran hacer de WhatsApp la base de su negocio tendrán que esperar y, mientras tanto, los usuarios tendremos que disfrutar de las herramientas que desarrollen desde el servicio de mensajería instantánea más popular.