TecnoXplora » Apps

FACEBOOK NO PUDO COMPRAR SNAPCHAT PERO CLONA SU ESENCIA

Instagram crea Direct, un servicio de envío privado de fotos que huele mucho a Snapchat

Instagram ha presentado su nuevo servicio, que permite publicar fotos y vídeos visibles solo para quien el usuario decida. Facebook no pudo comprar Snapchat y ahora clona parte de su esencia en Instagram, con lo que se sube a la ola de la privacidad.

Imagen no disponible

Atresmedia Imagen no disponible

Publicidad

A partir de ahora, Instagram permitirá enviar fotos y vídeos privados entre usuarios, según ha anunciado la propia compañía en su blog. El nuevo servicio se llama Instagram Direct y de momento está disponible para iPhone y Android, con una versión beta para Windows Phone.

Como la compañía explica, al pulsar un nuevo icono que se sitúa en el margen superior derecho de nuestra página de inicio iremos a una “bandeja de entrada” como la de nuestra cuenta de correo electrónico.

En ella podremos ver todo aquel contenido que nos han enviado. En cambio, si somos nosotros los que queremos compartir nuestro contenido con un número reducido de usuarios, tendremos que pulsar “Direct” antes de publicar la foto tal y como lo hacíamos hasta ahora.

La nueva opción permite comprobar en tiempo real quiénes de los seleccionados han visto la foto, han hecho clic en el corazón (equivalente al “Me gusta” de Facebook) o los comentarios que realizan.

El servicio es instantáneo cuando aquel usuario al que le mandas el vídeo te sigue. En cambio, si se lo envías a alguien con el que no tienes un contacto mutuo, este tendrá que aceptar que quiere ver lo que le mandas.

La decisión de poner en marcha este servicio llega después de conocer que Facebook, propietaria de Instagram, podría haber ofrecido 3.000 millones de dólares por la compra de Snapchat, la 'app' de moda donde las fotos desaparecen a los pocos segundos de haberlas compartido con los contactos seleccionados.

Además, Snapchat alcanzó recientemente la cifra de 400 millones de fotos compartidas al día, más de las que manejan Facebook e Instagram juntas. Parece que la privacidad vende y que el imperio de las redes sociales no se quiere quedar sin una parte de este lucrativo pastel.

Publicidad