Definitivamente, Instagram nos ha hecho amar (aún más) la fotografía. Incluso el tipo más zopenco, el que no hace una foto buena ni aunque le vaya la vida en ello, ahora puede conseguir preciosas estampas gracias a los filtros de esta aplicación, que ha hecho que la fotografía móvil se convierta en todo un escaparate en el que cada cual expone su 'arte'.

Pero no hace falta descargarse una aplicación para hacer fotos con buenos filtros, y el motivo es español. La empresa Honest&Smile, afincada en Barcelona, desarrolló hace un tiempo un sencillísimo producto que nos permite hacer fotos con filtros analógicos.

Se trata de Abracadabrapp, un dispositivo que cambia nuestra forma de hacer fotos. Es tan sencillo como tener una agenda que incluya los complementos de Abracadabrapp: un pequeño espejo rotatorio y tres filtros distintos para aplicarlos a las fotos y vídeos.

Pero Abracadabrapp no es el primer invento de estos emprendedores catalanes. De hecho, la aplicación viene a ser la continuación de The Love Box, una primera versión de este dispositivo que se convertía en un mezclador de vídeo y foto para iPhone. El proyecto cuenta con el visto bueno y la implicación de Moleskine, los fabricantes de las tradicionales agendas, que han puesto su proyecto a disposición de Abracadabrapp para crecer juntos.