Light Flow para Android

Una de esas cosas sencillas pero prácticas que diferencian a los teléfonos Android de los iPhone es el led de luz. Sí, ese círculo que se parpadea cuando llega algo a Facebook, hay una llamada perdida o queda poca batería. Es una lástima que no siempre funcionen como uno quiere y que a veces no se escoja bien el color de la notificación.

Personalmente cuando recibo notificaciones de Twitter mi móvil ilumina ese led en verde cuando lo normal sería que lo hiciera en azul. Por suerte, existe una aplicación llamada Light Flow, o Flujo de Luz (no me preguntéis por qué la han traducido), que permite personalizar los colores de las notificaciones y alguna cosa más.

Es posible que mucha gente rechace convertir su teléfono en una discoteca. Este post no es para ellos sino para a los que les gusta echar un vistazo rápido al teléfono, reconocer qué notificaciones ha recibido en el tiempo que lo ha tenido bloqueado sin tener que coger el aparato y encender la pantalla, con el ahorro de tiempo y batería que eso conlleva.

Lo primero a tener en cuenta es que no todos los teléfonos Android tienen una gran variedad de luces. Los Nexus en ese sentido son una gozada, pero antes de ponerse a hacer nada avanzado con la app, es buena idea entrar en su apartado 'Herramientas' y hacer la 'Prueba de todos los LEDs habilitados' para comprobar qué colores se tiene. Como Light Flow en su versión mínima es gratuito, no hay riesgo de pagarla en balde.

Lo más probable es que una vez instalada, la aplicación pida permisos al móvil para poder funcionar bien. Cuando salte el aviso y el móvil redirija al apartado de accesibilidad, hay que decirle que sí, que quieres que Light Flow controle las notificaciones del móvil. Al ser una app bastante depurada, el uso de batería es bastante leve, nada que vaya a acortar demasiado su duración a menos que se abuse.

Hecho esto, el resto se limita a entrar al apartado de 'Notificaciones' y empezar a configurar una a una las aplicaciones, a las que el propio programa reconoce muchas veces automáticamente. Dentro de cada aplicación hay múltiples apartados: en el primero se activa la notificación y en el segundo la luz, que es el que más nos interesa. Se puede configurar el color con el que parpadeará la notificación, la duración y el intervalo de cada parpadeo y hasta si se quiere usar el led del flash de la cámara (por si eres de los que ponen el móvil boca abajo).

Light Flow para Android

Aquí todo depende del gusto personal de cada uno, por supuesto, pero la idea es crear notificaciones y patrones que se recuerden y asocien a las aplicaciones de turno. Por ejemplo: que las menciones de Twitter parpadeen rápido y en cián pero que los privados parpadeen en intervalos algo más largos. O que en Whatsapp la notificación de los grupos sea de un verde diferente a la de las conversaciones unipersonales.

Invirtiendo cinco minutos es posible dar una vuelta de tuerca al funcionamiento del teléfono y a cómo se interactúa con él: de encender la pantalla para saber qué pasa a solo necesitar un vistazo.

La vida digital a veces es abrumadora y muchos nos sentimos como esclavos del teléfono porque el mero hecho de desbloquearlo para ver qué nos han dicho distrae más de lo que debería: mirar qué te han dicho en Facebook suele acabar en ver también Twitter, Instagram, Tumblr... De ahí la utilidad de esa app. Pruébalo, si se configura una luz por app o tipo de notificación, a la larga se mira menos el móvil.

Ahora bien, hay que saber resistir la tentación de encenderlo para borrar la notificación y que no siga brillando. Se puede configurar para que parpadeen con poca frecuencia. pero a veces lo mejor es simplemente darle la vuelta y desconectar del mundo virtual.